Variante Delta: CDC recula y pide el uso de cubrebocas, incluso a vacunados

La variante Delta también prevalece en los Estados Unidos y el CDC corre a cubrirse.

57
Cubrebocas
Foto: Pexels

Cuando los estadounidenses ya pensaban que podían prescindir de él, llegó la variante Delta para trastornar los nuevos avances hacia el “regreso a la normalidad”, y dado que ahora prevalece prácticamente en todo el mundo e infecta con una velocidad y facilidad impresionantes, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidense retrocede en la decisión tomada hace apenas dos meses.

Incluso los que estén completamente vacunados tendrán que ponerse las máscaras mientras permanezcan en lugares cerrados, y la razón es que la variante Delta parece afectar también a los vacunados, aunque no lo suficiente como para enfermarlos de gravedad o mandarlos directamente al hospital.

La decisión fue dada como inminente por CNN luego de la reunión de las autoridades sanitarias de la noche del sábado, convocadas para discutir precisamente la propagación del Delta.

“Excelente elección”, comentó Celine Gounder, especialista en enfermedades infecciosas del Bellevue Hospital Center en Nueva York, basada en lo que están aprendiendo de la capacidad de Delta para causar infecciones, para los especialistas es un paso en la dirección correcta.

En mayo, los CDC dieron permiso para que las personas completamente vacunadas se quitaran las máscaras en el interior y recomendó que las personas no vacunadas siguieran usándolas en su lugar. Esta decisión fue duramente criticada por muchos expertos, para quienes era prematuro quitarse la mascarilla dado el alto porcentaje de personas no vacunadas en el país.

La directora del CDC, Rochelle Walensky, respondió citando dos factores importantes: pocas personas vacunadas se infectaron con el virus y la transmisión también fue muy rara. Además, se demostró que la vacuna es eficaz contra todas las variantes conocidas.

Para respaldar la tesis llegaron los datos a los pocos días de un gran estudio que mostró cómo las vacunas de ARNm de Pfizer-BioNTech y Moderna fueron efectivas en la prevención de la enfermedad sintomática en un 94% en los que se habían hecho las dos dosis y en un 82% en los que habían recibido sólo había hecho uno.

Sin embargo, luego llegó la avalancha del Delta, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, y todo cambió, y dado que incluso entre aquellos que están completamente inmunizados hay numerosas infecciones, el temor es que la variante pueda romper la barrera de la vacuna.

Esto aún no ha sucedido, pero existe el temor de que el virus pueda enfermarlo y por eso se decidió volver a medidas más restrictivas. Un paso atrás que debería hacernos pensar.

Te recomendamos:

Nestlé retira 46 productos que detectaron sustancias cancerígenas

VIBEtv