¿Te comes las uñas? Consejos para quitarte este hábito (onicofagia)

La acción de morderse las uñas u “onicofagia” es un comportamiento frecuente en preadolescentes, aunque puede afectar a niños a partir de los 3 años y algunos adultos.

19
Comerse las uñas
Foto: Unsplash

La onicofagia es el comportamiento compulsivo de morderse las uñas. A menudo causado por el estrés y la ansiedad, se convierte en un hábito común y, por lo general, inofensivo. Los casos más raros de formas graves afectan a menos del 1% de la población, en particular a niños y adolescentes. Incluso si sus consecuencias suelen ser estéticas, existe un riesgo significativo de infección.

¿Por qué me muerdo las uñas?

Las causas de la onicofagia varían, pero en general se trata de una situación de estrés o concentración. Este puede ser el caso en el trabajo, en la vida personal o incluso durante el abandono del hábito de fumar.

La importancia de estas diferentes razones varía mucho entre sexos y edades. En niños y adolescentes, este hábito se puede aprender observando a los seres queridos, ya sea en casa o en la escuela.

Consecuencias de la onicofagia

La onicofagia suele ser benigna, pero puede causar micro-lesiones cutáneas que pueden provocar infecciones locales, especialmente cuando la uña se muerde hasta la raíz de las falanges.

Sobre todo tiene repercusiones sociales porque las personas con la enfermedad tienen dificultades para hacer frente a las manos dañadas, lo que puede provocar un comportamiento agresivo o aislamiento del mundo exterior, reforzado por la dificultad para detenerse. La persona que se muerde las uñas suele ser muy ansiosa, tímida e introvertida.

¿Cómo puedo dejar de comerme las uñas?

Es necesario animarte a dejar de hacerlo; sin embargo, se debe tener cuidado de no ejercer presión sobre nosotros mismos. De hecho, conduciría al resultado opuesto y podríamos caer en una obsesión de comernos aún más las uñas.

Necesitas animarte para dejar de hacerlo, puedes hacer una hoja en la que anotes las veces que te cachas mordiendo las uñas y dejarlo registrado. La intención es que por cada día esta manía vaya disminuyendo hasta dejar de hacerlo.

No te regañes si no puedes, recuerda que todo es parte de un proceso, sobre todo cuando esta acción llegó después de despojarte de alguna adicción como el cigarro. Tente paciencia.

Sigue los siguientes consejos para despedirte de la onicofagia

  • Nunca te muerdas las uñas, ni siquiera al cortarlas. Trae de vuelta el mal hábito.
  • Hidrata tus manos con regularidad. De hecho, no es agradable llevarse las manos aceitosas a la boca. Esto eventualmente podrá frenar tu manía.
  • Aplica esmalte de uñas amargo (disponible en farmacias). Este barniz transparente y muy fuerte te dejará un sabor de boca muy desagradable y debería animarte a dejar de morderte las uñas rápidamente.
  • Masca chicle, esto mantendrá a tu boca ocupada y evitará mordisquear las uñas. También puedes adoptar un gesto de reemplazo, por ejemplo, juguetear con el cabello o un bolígrafo, también puedes usar una pelota antiestrés.
  • Poner un vendaje en la uña mordida no es muy estético, pero evitará que las muerdas más y se corra el riesgo de infección.
  • Haz una cita para que te apliquen gelish y elige el mejor diseño, con esto no querrás que nada estropeé tus nuevas uñas.
  • Mantenla limadas.
  • Si nada funciona, no dudes en hablar con tu médico de cabecera o participar en una terapia conductual grupal para aprender a manejar el estrés.
  • También se recomienda la práctica de una actividad deportiva para canalizar la agresividad y ansiedades. Las actividades como la terapia de relajación, la meditación o el yoga pueden ayudarte a relajarte y quitar las ganas de querer morder las uñas.

También te puede interesar:

Mayores de 30 podrán ir por primera dosis a cualquier sede de vacunación en CDMX

¿Qué es el stealthing? Un abuso sexual normalizado por muchos hombres

4 cosas muy peligrosas sobre tener sexo en el agua que debes saber

VIBEtv