Síntomas y causas de las infecciones vaginales más comunes

La Vaginosis bacteriana y la Candidiasis vaginal son problemas importantes a tener en cuenta.

447
Cólicos menstruales
Foto: Pexels

A lo largo de su vida, las mujeres podemos experimentar alguna de las infecciones vaginales más comunes. Por lo mismo, es importante estar informada sobre cuáles son los tipos, sus causas y respectivos síntomas.

De acuerdo con Samantha Wild, médico general de The British United Provident Association, las infecciones vaginales pueden ser causadas por bacterias, hongos, parásitos o virus que crecen dentro y alrededor de la vagina y vulva.

“Algunas de estas [bacterias, hongos, parásitos o virus] viven normalmente en la vagina sin causar ningún problema. Pero, pueden crecer sin control si se alteran las condiciones normales de salud de la vagina”, explica.

Las infecciones vaginales más comunes, sus causas y síntomas son:

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es una infección causada por un crecimiento excesivo de bacterias que normalmente viven en la vagina, derivado de un cambio reciente de pareja sexual, uso de productos de higiene vaginal, como las duchas o desodorantes.

Aproximadamente la mitad de las mujeres que padecen vaginosis bacteriana no presentan ningún síntoma, pero si lo tienen, es una secreción vaginal fina de color gris o blanco con olor a pescado. Por lo general, no sentirán dolor, picazón o irritación con esta infección.

La vaginosis bacteriana puede desaparecer por sí sola, pero es posible que vuelva a aparecer. El médico puede recetar antibióticos para ayudar a eliminarla.

Candidiasis vaginal

La candidiasis vaginal es ocasionada por el hongo Candida albicans, que vive de forma natural en el cuerpo. Cuando este se multiplica, debido la ingesta de antibióticos para tratar una enfermedad, el embarazo, uso de anticonceptivos hormonales o la diabetes, se da la infección.

Los síntomas de la candidiasis vaginal son: picazón, dolor, irritación e incluso pequeños cortes en la piel alrededor de la vulva, secreción vaginal espesa y blanca (un poco como requesón) y dolor al tener relaciones sexuales u orinar.

Esta infección vaginal puede tratarse con cremas antimicóticas o pesarios (que se colocan en la vagina) o, a veces, con tabletas. Aunque todos pueden obtenerse en la farmacia sin receta, lo recomendado es hablar con un médico.

Ante cualquier malestar en la vagina o vulva, lo ideal es acudir con el especialista para determinar si se debe a una infección u otra enfermedad.

También te puede interesar:

Tipos de flujos vaginales y qué dicen sobre tu cuerpo

¡No caigas en los mitos sobre las ETS! Aquí desmentimos algunos

VIBEtv