Los beneficios de los horarios fijos en el cuerpo

Nuestro cuerpo también necesita una rutina diaria para comer, dormir, trabajar y hasta salir a dar un paseo.

41
Agenda para tener horarios fijos
Foto: Pexels

Acostarse tarde un día y almorzar a las 14:00 horas, luego acostarse a las 20:00 horas y despertarte al amanecer: algunas personas no pueden tener un ritmo regular. Sin embargo, tener horarios fijos es bueno para el cuerpo y no sólo es algo que se suele hacer con los bebés y/o los ancianos.

Come en horarios fijos para una mejor digestión

Como muchos dirían “antes de la hora no es hora” lo que significa que tus comidas diarias deben hacerse a la misma hora. Por ejemplo: desayuno a las 7:30 horas, almuerzo al mediodía y cena a las 19:00 horas: estos son aproximadamente los horarios inmutables de los hogares para ancianos y los hospitales. Ciertamente estricto, pero excelente para la salud.

De hecho, comer a horas bien definidas ayuda a tener una buena digestión. Según los científicos, comer a la misma hora todos los días promueve la actividad del hígado, este órgano vital que limpia el cuerpo. Por lo tanto, cuanto más regulares sean las comidas, mejor funcionará.

Otra observación es que comer en horarios fijos reduce el fenómeno de los “antojos” y, por lo tanto, limita el riesgo de obesidad. Por lo tanto, si planeas hacer dieta, recuerda que no es sólo el contenido del plato lo que importa, sino también el momento.

Es bueno saber que: es importante respetar un intervalo de al menos cuatro horas entre cada comida para evitar que el cuerpo almacene grasa.

Mejor sueño y menos colesterol cuando se acuesta a horas determinadas

Según Yvonne Kelly, epidemióloga del University College London y autora de un estudio publicado en la revista Pediatric en 2013, dijo que los niños que se duermen en horas irregulares tienen más problemas de comportamiento en su vida diaria, por ejemplo, tendencia a dormir, hiperactividad o problemas emocionales, al igual que dificultad para aprender.

No rompas la rutina en fines de semana

Se cree que la brecha de sueño entre los días laborales y los fines de semana es la causa de niveles más altos de colesterol, insulina e IMC (índice de masa corporal). Aquí también, los horarios tienen un impacto sobre la obesidad.

La calidad del sueño también mejorará con horarios fijos para acostarse y levantarse. De hecho, el cuerpo necesita una rutina que le permita dormir mejor. Más que el número de horas es la regularidad de sus horarios lo que te permitirá dormir bien. Si no puedes irte a la cama a una hora determinada, programa una alarma.

También te puede interesar:

Causas y cómo dejar atrás los celos con tu pareja

El consentimiento es un sí explícito, no la ausencia de un no

VIBEtv