¿Se puede tomar alcohol después de recibir la vacuna contra COVID-19?

Los efectos del alcohol pueden encubrir los efectos secundarios de la vacuna o intensificarlos.

76
¿Se puede tomar alcohol después de recibir la vacuna contra COVID-19?
Foto: Pixabay

En México, desde diciembre del año pasado se administran las vacunas contra COVID-19, las cuales provienen desde distintos países y laboratorios y han demostrado tener efectividad para combatir el virus.

Una de las dudas que puede surgir luego de que aplican la primera o segunda dosis de algunos de los antígenos es si hay alguna restricción en el consumo de alcohol.

La respuesta corta, como han señalado especialistas, es que en realidad esto dependerá de la cantidad de bebidas embriagantes que se consuman, pues mientras unas pocas pueden no afectar la vacuna, algo más excesivo sí puede hacerlo.

“Con una o dos copas no pasa nada”

La doctora Rosa María Wong, del Laboratorio de Investigación en Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la UNAM, señaló para UNAM Global que cuando la vacunación con Sputnik V comenzó se indicó que no se debía ingerir alcohol, pero señaló que esto se hizo debido a que se trata de una nación en la que se tiene la costumbre de ingerirlo en grandes cantidades o frecuentemente.

Explicó que el exceso “puede interferir en la respuesta inmunológica, pero con una o dos copas no pasa nada”.

No obstante, apuntó que si se ingiere inmediatamente después de haber sido vacunado los efectos que tiene el alcohol pueden enmascarar o potenciar los del antígeno contra la COVID-19, por lo que no se recomienda tomarlo en 72 horas.

Consumo excesivo podría suprimir sistema inmunitario

Anahad O’Connor escribe para The New York Times que expertos afirman que el consumo excesivo de alcohol, sobre todo a largo plazo, podría suprimir el sistema inmunitario, lo que interferiría de manera potencial en el efecto de la vacuna.

Debido a que el antígeno tarda semanas tras su aplicación en proteger completamente con la producción de anticuerpos, es motivo de preocupación cualquier cosa que interfiera con esta respuesta inmune.

¿Qué es beber con moderación?

“Hay que ser muy consciente de lo que significa realmente beber con moderación. Es peligroso beber grandes cantidades de alcohol porque los efectos en todos los sistemas biológicos, incluido el sistema inmunitario, son bastante graves y se producen con bastante rapidez una vez que se sale de esa zona moderada”, señaló para el medio Ilhem Messaoudi, directora del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de California.

Una copa en el caso de mujeres y dos en el caso de los hombres en un día se consideran beber con moderación, teniendo en cuenta que una bebida estándar contiene 355 mililitros de cerveza, 148 mililitros de vino o 44 mililitros de algún licor destilado.

Patricia López Suarez, profesora del área de inmunología de la Universidad de Oviedo, destacó para The Conversation que “el consumo excesivo de alcohol tiene un efecto inmunosupresor poco deseable cuando recibimos una vacuna”.

Abunda que las bebidas alcohólicas pueden “alterar la composición de nuestro microbiota intestinal y a las células inmunes allí presentes, favoreciendo la entrada de patógenos a nuestro organismo”.

Así que en resumen, tras la vacunación no se recomienda tomar bebidas embriagantes por 72 horas para no afectar o encubrir efectos secundarios de la vacuna; mientras que, posterior a esto, no se debe tomar en exceso por, acorde con datos de El Financiero, al menos tres semanas.

También te recomendamos:

Sigue en aumento hospitalizaciones en CDMX por Covid-19 en grupos no vacunados: Sheinbaum

AstraZeneca plantea aplicar tercera dosis de vacuna contra COVID-19 

VIBEtv