¿Cómo hablar de la muerte de un familiar con los menores de la casa?

Los niños son muy intuitivos y sensibles, pero también inteligentes.

97
Velas para luto
Foto: Pixabay

Cuando fallece un miembro de la familia, los menores de la casa sin duda necesitan una explicación de lo que ocurrió. Pero, ¿cómo hablar con ellos de la muerte y confortarlos para que sus sentimientos no resulten demasiado heridos?

De acuerdo con Kids Health, iniciativa de la Sociedad Pediátrica de Nueva Zelanda y la Fundación Starship, hablar de la muerte con tus hijos o los pequeños de la casa no solo les ayuda a confiar más en ti, sino también a entender el “círculo de la vida”.

Pese al instinto protector, que quizá te indica que no abordes el tema para no lastimar al pequeño, es importante que él sepa lo que ha sucedido lo antes posible, ya que los niños son muy perceptivos y sensibles y se dan cuenta de lo que ocurre rápidamente.

Aquí hay algunas cosas importantes que debes tomar en cuenta al hablar con un menor sobre la muerte de un familiar.

Habla despacio y sé honesto

Cuando compartas la noticia de la muerte con el niño, habla despacio y usando palabras que sean adecuadas para su edad y que pueda entender. Sé lo más honesto que puedas sobre las razones del fallecimiento, pero sin dar detalles inquietantes.

Usa conceptos reales

Evita usar frases como “ahora está en el cielo”, “está durmiendo” o “se fue a un lugar mejor”, ya que pueden resultar confusas para el niño. Lo mejor es que expliques que cuando alguien muere, su cuerpo deja de funcionar, ya no se mueve ni siente, y debe sepultarse.

Tranquiliza al pequeño

Los niños a menudo desean saber si lo que le ocasionó la muerte a su familiar les sucederá a ellos o a otros seres queridos, así que, si es el caso, tranquilízalo sobre su salud y la de otras personas, y asegúrale que tú seguirás cuidando de él para evitarle un daño.

Enfócate en los recuerdos felices

En lugar de centrarte en el lugar donde estará el familiar fallecido, háblale al niño de cómo debe recordarlo de ahora en adelante: pensando en los momentos felices que compartieron, ya sea en una fiesta de cumpleaños, en Navidad u otros instantes de amor y risas.

Responde las preguntas

Cada niño reacciona de forma diferente ante la noticia de una muerte, no siempre habrá llanto. Si el pequeño tiene dudas, entonces respóndele (bajo las pautas anteriores). Si no hay una reacción inmediata, no te preocupes, es probable que esté procesando la información.

Lo más importante de hablar con los menores de la casa sobre la muerte de un familiar es estar disponibles para ellos y darles todo el amor que necesiten cuando lo requieran o de forma espontánea.

También te puede interesar:

Cada año, más de 800 mil niños menores de cinco años mueren de neumonía: Unicef

¿Qué es la ansiedad altamente funcional y cómo detectarla?

VIBEtv