Viróloga de Hong Kong sostiene en que COVID-19 fue creado en laboratorio

Li-Meng Yan ha comentado que teme por su vida; sin embargo, no quita el dedo del renglón e insiste que el SARS-CoV-2 salió de un laboratorio.

35
Li-Meng Yan
Foto: @dezing / Twitter

Li-Meng Yan, es mejor recordada como la viróloga china que tuvo que huir a los Estados Unidos en el pasado mes de abril por asegurar que el virus causante del COVID-19, realmente salió de un laboratorio ubicado en la ciudad de Wuhan, considerada al principio de la pandemia como “zona cero” por ser el lugar donde se reportaron los primeros contagiados.

Pese a que tuvo que salir de su país por, “una teoría sin sentido” como muchos han mencionado, Yan sigue mostrando su postura en contra del régimen chino. La viróloga trabajaba en la Universidad de Salud Pública de Hong Kong. Su seguridad al decir que esto no fue un virus que surgió de forma “natural” la llevó a ser entrevistada el año pasado por Tucker Carlson, de la cadena Fox News.

“El virus vino de un laboratorio en Wuhan, y fue hecho por los militares con base a virus modificados de murciélagos, y luego difundidos tras ser modificados”, aseguró.

De acuerdo con lo que Li-Meng dijo, ella estaba empezando a estudiar el virus en diciembre desde Hong Kong, siendo de esta manera que tuvo que estar en contacto con otros virólogos que se encontraban en china continental y sabían más que ella respecto al tema.

“En diciembre de 2019 fui incorporada en secreto por mi supervisor, el virólogo Leo Poon que trabaja con la OMS para esta investigación secreta sobre la neumonía de Wuhan. Pronto, mi trabajo involucraba a médicos chinos, investigadores y hasta CDC, también civiles que reunían información, combinada con mi conocimiento. Descubrí finalmente que este virus es de un laboratorio”, contó.

La viróloga lamenta que el gobierno chino no haya proporcionado ninguna información sobre el primer lote de casos.

“Pero mi laboratorio tiene la referencia de la OMS, significa que tiene que vigilar este tipo de emergencias en el área. Cuando sale el brote, vino un tipo de información. Hong Kong y la OMS necesitaban buscar información y no podían conseguirla de fuentes oficiales, y yo soy la investigadora enviada por ellos para hacer esta investigación”, detalló.

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) respondió que “muchas personas trabajan como consultores para ellos”, pero no hay datos que prueben que Yan o Poon estén en su nómina. Además, como dijeron los portavoces, quienes negaron que los virólogos trabajen en el laboratorio de referencia de una organización que se especializa en virus y epidemias.

Según la científica, su jefe le advirtió que tuviera mucho cuidado. “Me dijo que no toque las líneas rojas, eso significa los principios invisibles, sino sería responsable”, dijo, refiriéndose a la posibilidad de represalias si el régimen chino planteaba demasiadas preguntas o esto llegara a incomodar a altos funcionarios.

La autora también reveló que su esposo podría estar persiguiéndola. Antes de huir, afirmó que su pareja trató de lastimarla para evitar que se fuera, de acuerdo con información de Infobae.

Ahora, afirma que llegó a los Estados Unidos con una visa de dos años. Argumentó estrictamente que esta persona puede coordinarse con el Partido Comunista Chino para hacerla “desaparecer” debido a quejas explosivas.

Las acusaciones de Li-Meng Yan hicieron que la Universidad de Hong Kong, donde trabajaba, eliminara su sitio web y emitiera un comunicado para hacerle saber que ya no era miembro del equipo.

También te puede interesar:

Crean cubrebocas capaz de detectar el virus de COVID-19 en 90 minutos

Alertan por falta de medicamentos oncológicos infantiles a nivel mundial

VIBEtv