Ingerir café reduce el riesgo de padecer problemas hepáticos

El consumo de café se vincula con un menor riesgo de enfermedad hepática perjudicial.

129
Taza de café
Foto: Unsplash

El café está ampliamente disponible y los beneficios que se vieron en el estudio pueden significar que podría ofrecer un posible tratamiento preventivo para la enfermedad hepática crónica, según dijo el Dr. Oliver Kennedy, que forma parte de la facultad de medicina de la Universidad de Southampton en el Reino Unido.

“Esto sería particularmente útil en países con bajos ingresos y menos acceso a la atención médica y donde la carga de enfermedad hepática crónica es mayor”, dijo Kennedy.

Los factores de riesgo de enfermedad hepática incluyen el consumo de alcohol, la obesidad, la diabetes, el tabaquismo, las infecciones por hepatitis B y C y la enfermedad del hígado graso no alcohólico, que es la acumulación de grasa adicional en las células del hígado que no es causada por el alcohol.

Los diagnósticos de enfermedad del hígado graso no alcohólico, que afecta a personas obesas, con sobrepeso o con diabetes, colesterol o triglicéridos altos, se han más que duplicado en los últimos 20 años, según la American Liver Foundation, afectando hasta el 25% de los casos en los americanos.

La tasa de cáncer de hígado se ha más que triplicado entre 1980 y hoy, “mientras que las tasas de muerte se han más que duplicado”, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Las causas del cáncer de hígado incluyen diabetes y enfermedad hepática no alcohólica, así como el consumo excesivo de alcohol o las infecciones por hepatitis B y C.

Los diagnósticos de cáncer de hígado han ido en aumento a nivel mundial durante décadas: un estudio de 2018 encontró un aumento del 75% en los casos en todo el mundo entre 1990 y 2015.

El cáncer de hígado es el sexto cáncer más común en el mundo, según el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, y alrededor del 83% de los casos ocurren en países menos desarrollados, especialmente en Asia y África.

Las tasas de supervivencia son bajas porque no hay síntomas tempranos, por lo que muchos casos de cáncer de hígado están bastante avanzados en el momento del diagnóstico.

El estudio analizó el consumo de café en 494 mil 585 participantes del UK Biobank, una base de datos biomédica y un recurso de investigación, y luego los rastreó durante casi una docena de años.

Si bien el máximo beneficio se observó en el grupo que bebió café molido con cafeína o descafeinado, los bebedores de café instantáneo también vieron algunos beneficios. El café molido tiene niveles más altos de kahweol y cafestol, dos antioxidantes que se encuentran en los granos de café y que se ha demostrado en estudios que tienen propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, también se ha demostrado que el cafestol aumenta el colesterol malo o LDL (lipoproteína de baja densidad).

Este no es el primer estudio que encuentra beneficios para la salud del café. Un estudio publicado en febrero encontró que beber una o más tazas de café negro con cafeína por día se asoció con una reducción del riesgo a largo plazo de insuficiencia cardíaca.

También se ha demostrado que el café reduce el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad de Parkinson, cáncer de próstata, Alzheimer, esclerosis múltiple, melanoma y otros cánceres de piel, y reduce los niveles de calcio en las arterias coronarias. Y un estudio anterior de Kennedy encontró que beber café reducía el riesgo de cáncer hepatocelular, la forma más común de cáncer de hígado.

El Harvard Healthcare Professional Tracking Study, que comenzó en 1986, y el Nursing Health Study, que comenzó en 1976, siguieron los patrones de consumo de café de hombres y mujeres sanos durante décadas.

“No encontramos relación entre el consumo de café y un mayor riesgo de muerte por cualquier causa, muerte por cáncer o muerte por enfermedad cardiovascular. Incluso las personas que bebían hasta seis tazas de café al día no tenían un mayor riesgo de muerte”, escribió el Dr. Rob van Dam de la Escuela de Salud de Harvard.

Cuidado con los aditivos agregados al café

La mayoría de los estudios se centran en el consumo de café negro. No obstante, muchas personas agregan productos lácteos, azúcares, sabores o cremas no lácteas que tienen un alto contenido de calorías, azúcares agregados y grasas. Esto probablemente niega cualquier beneficio para la salud del corazón, advierte la Asociación Estadounidense del Corazón.

También te puede interesar:

¿Qué es linfangioleiomiomatosis pulmonar? La rara enfermedad que afecta a mujeres

¿Cómo preparar crème brûlée sin utilizar el horno?

VIBEtv