¿Cómo se puede tener una paternidad activa en la crianza de las hijas e hijos?

La UNICEF tiene varias guías para tener una paternidad activa.

133
Papá
Foto: Unsplash

Este domingo 20 de junio se conmemora en México el Día del Padre, un rol que se ha transformado en las últimas décadas sobre todo por el auge de movimientos feministas que combaten el machismo arraigado en la sociedad.

Y es que ser padre, durante muchas décadas, significó únicamente ser el proveedor material de la familia y mostrarse completamente ausente de la crianza de los hijos y las tareas del hogar. Lo anterior, con base en el prejuicio machista de que los hombres no sirven para tareas del hogar y que las mujeres tienen una especie de habilidad innata para criar.

De acuerdo con la guía del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, para tener una paternidad activa es necesario “participar corresponsablemente en el cuidado, la crianza y también en las tareas domésticas” y reconocer que “no existe ninguna ‘habilidad especial’ en las mujeres para hacer varias tareas al mismo tiempo”.

Con ello, además de reducir la carga de labores domésticas que mayoritariamente caen en las mujeres (71% según datos de la UNICEF), también se muestra con el ejemplo que tanto hombres como mujeres pueden contribuir a las tareas del hogar.

“Un padre involucrado, donde las tareas del hogar se reparten de forma equitativa y donde las formas de relacionarse son respetuosas y cariñosas, estará enseñando lo mismo a su hijo o hija”, asegura la UNICEF.

Una educación más sana

La paternidad activa busca, además, que el padre sea parte fundamental del desarrollo cognitivo y emocional de los niños, lo cual sólo puede pasar si el papá no tiene miedo o pena en mostrar sus sentimientos y si logra establecer una relación de confianza y apertura y no de miedo y reproches.

“También es importante que el padre resuelva sus conflictos entre adultos de manera calmada y entendiendo los distintos puntos de vista. Los niños aprenden de lo que observan en sus casas”, reitera la UNICEF.

La participación activa del padre, además, promueve que las niñas y los niños tengan mejor autoestima, mejores habilidades sociales, mejor desempeño escolar, mayor bienestar psicológico y mejores herramientas para enfrentar dificultades.

Para ello, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México sugiere, en primer lugar, no tener miedo a reconocer las emociones por miedo a ser “menos hombres”, con lo cual se podrá establecer una relación más significativa con los hijos.

Asimismo, se sugiere establecer acuerdos y horarios con la madre para que cada uno ayude con las tareas del hogar y así tener tiempo de calidad con los hijos y que los padres tengan tiempo de practicar el autocuidado.

También te puede interesar:

Padres solteros en México: un sector en crecimiento del que poco se habla

México otorga días por licencia de paternidad por debajo del promedio de la OCDE

VIBEtv