¿Qué es la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo que levanta alertas en España?

La enfermedad se transmite a los seres humanos por picaduras de garrapatas.

47
Garrapata
Foto: Pexels

A principios del mes de mayo, la Dirección General de Salud Pública de la Junta de Castilla y León, en España, confirmó el primer caso de Fiebre Hemorrágica de Crimea-Congo (FFCC) en la provincia de Salamanca.

El caso que se confirmó, se trató de un hombre de 59 años que, tras síntomas compatibles con la enfermedad por su profesión agrícola, estuvo en contacto con animales y picaduras recientes de garrapatas, dio positivo a FHCC en el Instituto de Salud “Carlos III”.

El paciente estuvo varios días hospitalizado en el Servicio de Enfermedades Infecciosas en una habitación con las medidas de aislamiento previstas en estos casos y su estado clínico se mantuvo estable.

Descrita por primera vez en 1944 en soldados soviéticos en Crimea, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo también se identificó en 1956 en el Congo, de ahí su nombre.

Ha estado en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de las enfermedades infecciosas emergentes más importantes que pueden causar grandes epidemias desde 2015 y actualmente se considera una enfermedad prioritaria con potencial pandémico.

La FHCC endémica tiene una amplia distribución geográfica. Afecta a la mayor parte de África, Asia (desde el oeste de China hasta el sur de Asia), Oriente Medio, Europa oriental y sudoriental y, más recientemente, el sur de Europa y Oeste.

Con más de 50 casos autóctonos al año, Rusia (Urales occidentales), Turquía, Irán y Uzbekistán son los más afectados. También reportan casos en Albania, Bulgaria, Omán, Kazajstán, Pakistán, India, Kirguistán, Tayikistán, China, Sudáfrica, Mauritania y Sudán. Se han notificado casos raros en España (7 casos autóctonos entre agosto de 2016 y agosto de 2020) y Grecia.

¿Qué causa la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo?

La FHCC es causada por el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, un virus de ARN del género Orthonairovirus (familia Nairoviridae, orden Bunyavirales). Actualmente se proponen hasta nueve tipos genéticamente diferentes para el virus: cuatro de ellos se distribuyen principalmente en África, dos en Asia y tres en Europa. El VFHCC se ha clasificado como patógeno de nivel 4 de bioseguridad.

Vive en un ciclo natural que afecta a los mamíferos salvajes, el ganado, las aves y las garrapatas. Las garrapatas Ixodes, en particular las del género Hyalomma, son tanto un reservorio (el virus se mantiene en todas las etapas de la maduración de la garrapata y se transmite a su descendencia) como un vector del virus.

¿Cómo se transmite?

Esta enfermedad se transmite a los seres humanos por picaduras de garrapatas y/o por contacto directo con secreciones, fluidos o tejidos de animales virémicos (actividad de matanza, aborto de animales).

Es posible la transmisión de persona a persona través del contacto con sangre u otros fluidos corporales. Se puede realizar en un contexto nosocomial. También se ha informado de transmisión vertical y el contacto sexual puede representar un riesgo adicional de transmisión.

Síntomas y signos

Las infecciones asintomáticas parecen ser frecuentes, llegando hasta el 90% de los casos en algunos estudios realizados en zonas hiperendémicas. Cuando es sintomático, después de una fase de incubación de 3 a 7 días, la enfermedad evoluciona en tres fases:

  • La fase pre hemorrágica: que dura aproximadamente de 1 a 7 días en el que se combina la fiebre, el dolor de cabeza, mialgias, trastornos digestivos, conjuntivitis e hiperemia de cara, cuello y tórax.
  • La fase hemorrágica: dura de 2 a 3 días y e caracteriza por la aparición de equimosis, petequias (puntos de color púrpura) o hematomas espontáneos así como por diversas hemorragias externalizadas (hemorragias nasales, hemorragias digestivas, etc.).

Biológicamente hay una disminución en el número de plaquetas, alteraciones de la coagulación, alteraciones de la función hepática e insuficiencia renal. Según los estudios, la mortalidad alcanza del 3 al 30% en esta etapa.

  • La recuperación: sigue durante 10 a 20 días para los sobrevivientes, pero la recuperación completa puede requerir un año. No se conoce recaída de la enfermedad.
  1. Para evitar el contagio por picaduras de garrapatas:
  2. Mantente en senderos señalizados y evita arbustos, áreas boscosas y húmedas.
  3. Opta por cubrirte de ropa (pantalones, mangas largas, zapatos cerrados)
  4. Trata de proteger tu ropa roseándolo con un insecticida.
  5. Protege las áreas expuestas de la piel con un repelente a base de DEET.
  6. Al final de la actividad, inspecciona todas las partes del cuerpo para eliminar una posible garrapata lo antes posible.
  7. Extrae la garrapata con un extractor de garrapatas disponible en farmacias o pinzas.
  8. Evita aplastar la garrapata, quemarla o aplicar diversas sustancias.

También te puede interesar:

¿Qué es el hantavirus y sus síntomas? Conoce más sobre la enfermedad que transmiten los roedores a los humanos

La Unión Europea también pide investigar los orígenes de COVID-19 en China

VIBEtv