8 mentiras del porno que pueden afectar tu vida sexual

El porno suele presentar escenas que no son como en la vida real y que no deben ser tomadas de ese modo.

220
5 mentiras del porno que puede afectar tu vida sexual
Foto: Unsplash

El consumo de pornografía es más común de lo que se admite, y según un informe de Save The Children siete de cada 10 adolescentes accede a este material por primera vez a los 12 años.

Debido a que se ven este tipo de producciones a tan corta edad y al fácil acceso que se tiene a este, el hecho de separar que lo que presentan no es una realidad, es fundamental.

Se inspiran en la pornografía para encuentros propios

Acorde con el citado estudio, presentado en 2020, más de la mitad de los adolescentes reveló que se inspira en la pornografía para sus propias experiencias, mientras que el 30% reconoció que esta era su única fuente de información sobre sexualidad.

Resulta incluso peligroso pensar que es así cómo se educan las personas jóvenes en cuanto a su sexualidad, pues si se reflexiona sobre lo que presentan la mayoría de estas producciones se puede notar que se trata de material que no es educativo de ningún modo, que suele mostrar encuentros de riesgo, así como generalizar el placer y cosificar a las mujeres.

Además, al crecer con esta idea de cómo, según el porno, son las relaciones sexuales, resulta probable que se mantenga la concepción incluso en la vida adulta.

Mentiras del porno sobre el sexo

El sexo es solo penetración

Los encuentros en estas producciones comúnmente se centran en la penetración, como si se tratara del único modo de obtener placer o en lo que se basan únicamente las relaciones sexuales.

Los genitales siempre lucen de cierto modo

Depilados, blanqueados o en tamaños que pueden ser más grandes que lo común, es lo que se suele ver en la pornografía, sin embargo en la vida real la variedad es extensa, normal y no debe cumplir con ningún estándar.

El condón no es parte de todos los encuentros sexuales

En las películas pornográficas los genitales suelen aparecer sin ningún tipo de protección, lo que fomenta una práctica riesgosa, pues en la vida real el condón siempre debe estar presente.

Siempre hay orgasmos

Las producciones suelen finalizar con un orgasmo, lo que se sabe no siempre ocurre, sobre todo en el caso de las mujeres, quienes llegan con menos frecuencia a este solo con la penetración que se presenta como lo principal en estos encuentros.

Se prioriza el placer del hombre

El orgasmo del hombre es el que con regularidad culmina las producciones, además es este quien recibe el sexo oral y quien se pone, en muchos casos, como el dominante, lo que en las relaciones sexuales que no son actuadas definitivamente no debe ocurrir, pues se debe buscar el placer de ambos.

Las mujeres no se excitan tan rápido como las actrices

En cuanto la persona llega a la escena, la mujer se excita, como si de magia se tratara, dejando de lado los acercamientos sexuales previos que son normalmente los que llevan de a poco al climax.

Erecciones larguísimas, de manera rápida y constantes siempre

Las erecciones de los hombres también son presentadas como si siempre estuvieran listas, durarán un tiempo bastante largo y en ningún momento mientras se lleva a cabo el acto desaparecieran.

Los gemidos exagerados y durante toda la relación

En la vida real esto puede depender de la mujer, pues cabe resaltar que los gemidos no son necesariamente un indicio del placer, pues como en el porno, se pueden fingir.

También te recomendamos: 

Porno venganza, una violencia machista contra las mujeres

Andrea Dworkin y su crítica a la pornografía

Denuncian red de abuso sexual infantil en escuelas de 7 estados

VIBEtv