¿Qué tanto te ha afectado la pandemia? Checa estas señales de alerta

Se han suscitado diferentes posibles reacciones ante la pandemia causada por el COVID-19.

54
Señales de alerta sobre la pandemia
Foto: Pexels

La actual pandemia causada por el virus de COVID-19 constituye una realidad particular e inusual. Esto puede afectar a las personas físicamente, pero también psicológicamente. De hecho, en tal contexto, muchas personas experimentarán reacciones de estrés, ansiedad y depresión.

¿Qué es el estrés?

El estrés es una respuesta fisiológica normal a una situación anormal; es una parte integral de nuestra existencia. Permite que nuestro cuerpo se adapte a los múltiples eventos positivos o negativos que estamos atravesando, como un nacimiento, un matrimonio, la pérdida de un trabajo, etc.

El estrés aparece y desaparece por sí solo, dependiendo de si estás o no en presencia de factores estresantes (por ejemplo, si estás estresado en el trabajo, pero este estrés cede por las tardes o los fines de semana, podrías pensar que los estresores están relacionados con lo laboral).

¿Qué es la ansiedad?

A diferencia del miedo, que es una respuesta a una amenaza definida y muy real, la ansiedad es una respuesta a una amenaza vaga o desconocida. La ansiedad se manifiesta cuando creemos que puede ocurrir un evento peligroso o infortunado y lo anticipamos.

Cada persona puede experimentar ansiedad en su propio grado e intensidad únicos. Su percepción del evento tendrá una gran influencia en la intensidad de la ansiedad vivida.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un estado temporal de cansancio, desánimo y tristeza, puede manifestarse de diferentes formas, tanto física como psicológicamente, y su gravedad varía de una persona a otra.

Posibles manifestaciones

Las reacciones de estrés, ansiedad y depresión pueden manifestarse de varias formas en una persona, y esto, en varios niveles (físico, psicológico, emocional, conductual).

A nivel físico

  • Dolores de cabeza, tensión en el cuello, problemas gastrointestinales, etc.
  • Dificultad para dormir.
  • Disminución del apetito.
  • Disminución de energía, sensación de cansancio.

Psicológica y emocionalmente

  • Preocupaciones e inseguridad relacionadas con el virus.
  • Sensación de estar abrumado por los acontecimientos, impotencia.
  • Tener un discurso interior que no siempre es un reflejo de la realidad.
  • Visión negativa de cosas o eventos cotidianos.
  • Presencia de sentimientos de desánimo, inseguridad, tristeza, enfado.

Conductualmente

  • Dificultad para concentrarse.
  • Irritabilidad, agresividad.
  • Llanto.
  • Aislamiento, retraimiento en uno mismo.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Mayor consumo de alcohol, drogas, tabaco y medicamentos.

¿Cuándo es necesario buscar ayuda?

En general, es posible superar las reacciones de estrés, ansiedad y depresión. Por otro lado, es posible que después de cierto tiempo (semanas o meses), las molestias persistan y empeoren. Los siguientes signos pueden ser un indicador de que su afección está empeorando.

La presencia de varios de estos signos puede indicar que sus recursos personales ya no le permiten manejar sus preocupaciones diarias. Entonces podría ser beneficioso para usted buscar ayuda.

A nivel físico

  • Sensación de asfixia, latidos cardíacos más rápidos, mareos, náuseas.
  • Dificultades significativas para dormir.
  • Disminución marcada del apetito, que puede estar asociada con la pérdida de peso.
  • Falta de energía y fatiga marcada, agotamiento.

Psicológica y emocionalmente

  • Ansiedad y miedos generalizados.
  • Sensación de pánico cuando se entera del virus.
  • Pensamientos negativos abrumadores.
  • Pérdida del placer y desinterés por las actividades que está acostumbrado a disfrutar.

Conductualmente

  • Dificultad para realizar las tareas diarias.
  • Evitación de cualquier persona fuera de casa por miedo al contagio.
  • Seguimiento constante de los síntomas relacionados con el virus.
  • Llanto intenso y frecuente.
  • Irritabilidad y agresividad marcadas, conflictos con quienes los rodean.
  • Falta de concentración.
  • Abuso de alcohol, drogas o medicamentos.

También te puede interesar:

¿Cuánta agua se utiliza en la industria refresquera?

¿Cómo rescatar una planta que está a punto de secarse? Checa estos remedios caseros?

VIBEtv