¿Cómo evitar las comparaciones con otras personas?

Compararse es una acción que se realiza en automático, a veces sin siquiera darnos cuenta, se trata de algo inculcado, frecuente y dañino para la salud mental.

55
Comparación
Foto: Pexels

La diversidad aplica en muchas áreas, pues, aunque suene a cliché, todos somos diferentes: tenemos aptitudes distintas, apariencias diversas, virtudes variadas, metas personales, distintos talentos y también defectos.

Sin embargo, en una sociedad en la que los estereotipos se reproducen fácilmente a través de redes sociales, en la que podemos vislumbrar, según nuestro precepto, las realidades de otras personas, y en donde la presión por llegar a cierto punto es constante, es difícil evitar la comparación.

De acuerdo con R&A Psicólogos, compararse con otras personas es algo que incluso se hace de manera involuntaria y que en muchas ocasiones es inevitable, pero, destaca, el problema viene cuando esta comparación trae afectaciones negativas o se vuelve un punto central en la vida.

Cuando nos comparamos constantemente con otras personas nos centramos en lo que tienen los demás y no en lo que nosotros mismos podemos alcanzar o ya alcanzamos, por lo que se genera un impacto a la autoestima, se aumenta el estrés y nos colocamos en una posición en la que se cree no ser lo suficientemente bueno.

La psicóloga Lidia G. Asensi, del Centro Psicológico Cepsim, declaró para ABC que la comparación es una acción que “nos lleva a rechazar quiénes somos”, que no suma para seguir creciendo o modificar lo que se busca mejorar, “sino que nos limita”.

¿Cómo evitar las comparaciones?

Es cierto que es complicado quitar de tajo la reacción automática de hacer una comparación, pero aquí te dejamos algunos consejos para evitar que esto sea algo que predomine y que poco a poco se haga menos común.

El primer paso es ser consciente y reconocer el momento en que estás comenzando a comparte con otras personas en cualquier ámbito de tu vida o tu persona, para de este modo analizar tanto el contexto, cómo lo que te motivó a iniciar con esa acción.

Deja que fluya el momento para que interiorices cómo es que repercute la comparación en tu bienestar mental, qué emociones te ocasiona y si esta suma para lograr las metas que tienes o en realidad perjudica tu visión o tu labor para alcanzarlas.

Cuando los dos puntos anteriores ya no pasen desapercibidos, al compararte podrás identificar que estás llevando a cabo esta acción y no hacerlo en automático, de ese modo podrás dirigir tu mente hacia otra parte, en la que pienses en ti, en tus logros, objetivos, en lo que tienes que hacer para llegar a ellos y en tu cuidado.

Agradece lo que tienes, no se trata de conformarse, sino de tener en la mente de lo que eres capaz de lograr, de lo que ya tienes y cómo fue que lo conseguiste. Así te darás el valor que mereces y no te pondrás en un segundo plano frente a los éxitos de otras personas.

Sé honesta contigo, si existe alguna cuestión que has querido modificar y no has podido o si hay algo que a pesar de intentarlo, aún no logras, identifica las razones, crea una nueva estrategia y trabaja en ella con dedicación, pero siendo paciente.

Recuerda que las redes sociales no muestran la realidad completa de las personas, cada quien expone lo que desea, pero no sabes si detrás de ese éxito hubo una lucha tan grande como la que tu enfrentas.

También te puede interesar:

Home office se extiende hasta 30 de julio para trabajadores del gobierno federal

Marzo, el mes más violento y letal para las mujeres en México

¿Cómo afectó la pandemia de COVID-19 la vida sexual de las personas?

Prácticas inseguras por penalización del aborto provocan el 13% de muertes maternas

VIBEtv