Médicos prescriben un tratamiento de reversión del aborto no probado, advierte investigación

Hay indicios de que este controvertido método está comenzando a arraigarse en la región, apoyado por un gran grupo de derecha cristiana de Estados Unidos.

280
Pastillas para revertir abortos
Foto: Pexels

Varios médicos en Europa prescribieron un tratamiento controvertido y no probado que, según se afirma, puede revertir un aborto con medicamentos, de acuerdo con un estudio realizado recientemente.

Los investigadores de openDemocracy, con sede en el Reino Unido, se pusieron en contacto con médicos en Italia, Lituania, Portugal, Rumania, España y el Reino Unido que estaban dispuestos a proporcionar un tratamiento de “reversión de la píldora abortiva”.

Las trabajadoras encubiertas se mantuvieron en constante comunicación con los médicos a través de una organización cristiana de derecha en Estados Unidos, haciéndose pasar por mujeres embarazadas que habían tomado la primera de dos píldoras para un aborto con medicamentos.

Las mujeres pusieron en contacto con el grupo estadounidense Heartbeat International a través de una línea directa para preguntar sobre cómo revertir un aborto.

El grupo de ultraderecha hizo que enfermeras con sede en Estados Unidos dieran a los investigadores instrucciones sobre qué pedir para obtener una receta para el tratamiento en Bélgica, Alemania, Croacia y Rusia. En otros países europeos, los investigadores se pusieron en contacto con médicos que recetarían el medicamento.

El grupo antiaborto afirma que al tomar progesterona después de la primera píldora en un aborto con medicamentos, podrían “revertir” el aborto.

Las mujeres que llaman a la línea directa para decir que querían revertir su aborto, el grupo les aseguró que el tratamiento era seguro aunque este se probó en un estudio de Estados Unidos de 2019 y luego se detuvo debido a que una cuarta parte de las participantes tenían hemorragias graves.

¿Qué es un aborto con medicamentos?

Las mujeres que buscan interrumpir un embarazo pueden elegir entre un aborto con medicamentos, la píldora abortiva, y un aborto quirúrgico. Ambos son una forma segura y eficaz de abortar.

Un aborto con medicamentos, posible para mujeres que tienen menos de 10 semanas de embarazo, implica tomar dos píldoras con un intervalo de hasta 48 horas.

La primera píldora, mifepristona, bloquea la hormona progesterona, que juega un papel importante en el embarazo. La segunda píldora, que se toma más tarde, provoca calambres y sangrado para vaciar el útero. Es un método que ha demostrado tener una efectividad del 94 al 98%.

¿Qué es la “reversión” de la píldora abortiva no probada?

Los activistas contra el aborto que apoyan la “reversión” del aborto afirman que después de tomar la primera píldora una mujer puede revertir el aborto antes de tomar la segunda píldora, pero esta reversión se basa en un tratamiento no probado que implica tomar altas dosis de la hormona progesterona.

Fue utilizado por primera vez por el Dr. George Delgado en un estudio de caso de sólo seis mujeres, de las cuales cuatro llevaron sus embarazos a término.

¿Cuáles son los problemas con el tratamiento?

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos dijo que las afirmaciones sobre este tratamiento de reversión “no se basan en la ciencia y no cumplen con los estándares clínicos”.

Los activistas contra el aborto afirman que los estudios científicos sobre la eficacia y seguridad del procedimiento están sesgados.

Heartbeat International dice que la progesterona se ha utilizado durante décadas para prevenir el aborto espontáneo y el parto prematuro. También afirma que más de dos mil mujeres han detenido con éxito un embarazo a través de este método.

¿Qué encontró openDemocracy en los países europeos?

Las trabajadoras encubiertas de openDemocracy dicen que la línea directa de rescate de abortos los puso en contacto con médicos locales en algunos países europeos que estaban dispuestos a recetar este medicamento no probado.

Una enfermera con sede en los Estados Unidos inicialmente luchó para poner a una reportera encubierta en contacto con un médico, pero finalmente lo hizo con un médico local que envió información por correo electrónico sobre el tratamiento.

En España, a una investigadora se le envió por e-mail una receta de un médico local que dijo que no tenía riesgos y que le haría “mucho bien”. La organización con sede en Estados Unidos tiene una conexión con activistas contra el aborto en ambos países, según su sitio web.

Las reporteras también se pusieron en contacto con médicos locales en Rumania y Portugal que recetarían el tratamiento, dijo la organización. Mientras tanto, en Croacia, Bélgica y Alemania, enfermeras con sede en Estados Unidos enviaron por correo electrónico a los investigadores de OpenDemocracy instrucciones para llevar a un hospital a obtener una receta.

También te puede interesar:

Pastillas anticonceptivas tienen mayor riesgo de trombosis que la vacuna de AstraZeneca

Forzar a mujeres a ser madres no significa protegerlas de la violencia: REDefine Puebla

En América Latina, 26% de las mujeres no pueden decidir sobre sus cuerpos: ONU

Avanza reforma para volver gratuitos productos de gestión menstrual en escuelas

VIBEtv