¿Qué es el síndrome del shock tóxico que se relaciona con los tampones?

215
Síndrome Tampón
Foto: Pixabay

El síndrome de shock tóxico es una complicación por infecciones bacterianas -generalmente por las toxinas de la bacteria Staphylococcus aureus (estafilococo)- que tiene como factores de riesgo las heridas en la piel, cirugías, el uso de tampones, diafragmas y de las copas menstruales, explica Mayo Clinic.

Aunque se trata de una infección grave, la realidad es que es muy poco frecuente; según datos de CNN, este síndrome afecta a menos de una de cada 100 mil personas en Estados Unidos, y las posibilidades de que lo padezcas por un tampón son mínimas si lo utilizas de manera correcta.

Kids Health destaca que entre los síntomas del síndrome del shock tóxico se encuentran: fiebre elevada, caída de la tensión arterial, diarrea, dolor de cabeza, erupciones en la piel similares a la quemadura por sol y dolores musculares.

Según estos datos, menos de la mitad de los casos de dicho síndrome están ligados a la menstruación, sin embargo, hábitos como cambiarlos con frecuencia y el desarrollo de mejores tampones derivó que que la cantidad de estos casos se redujera drásticamente.

Además, también se han relacionado con el síndrome del shock tóxico métodos de control de natalidad como la esponja anticonceptiva y el diafragma. No obstante, esta complicación se puede presentar en personas con cualquier tipo de infección por estafilococos.

De acuerdo con datos de Fundación Femeba, no son los tampones los que causan el síndrome del shock tóxico, sin embargo, estos productos, debido a su capacidad de absorción y su colocación dentro de la vagina, podrían estar asociados con la producción de toxinas.


“El síndrome de shock tóxico específico de los tampones requiere la presencia de Staphlococcus aureus en la flora vaginal y la falta de anticuerpos necesarios para neutralizar la toxina TSST-1, producida por la bacteria”, apunta.

¿Cómo prevenirlo?

Según Teens Health, un modo de prevenir esta complicación es el lavado frecuente y adecuado de manos para prevenir el contagio de las bacterias que causan el shock tóxico. Además, en el caso del uso de tampones, se recomienda:

Lavarse bien las manos antes y después de colocarse un tampón

Elegir tampones con el menor nivel de absorción que permitan controlar el flujo menstrual y cambiarlos con frecuencia

Optar por toallas sanitarias en los días con menos flujo menstrual

También te puede interesar:

¿Qué es una menstruación digna?

Todo lo que necesitas saber sobre condones femeninos

La gestación subrogada, un debate pendiente

5 mitos sobre el virus del papiloma humano que circulan en Internet

VIBEtv