¿Qué es una menstruación digna?

El acceso a productos de gestión menstrual es un derecho que el Estado debe garantizar para colaborar a una menstruación digna.

370
Menstruación Digna
Foto: Pixabay

Actualmente, los productos de gestión menstrual son vistos como un lujo y no como una necesidad básica, a la que las niñas, mujeres, personas no binarias y personas trans, deberían poder tener acceso para llevar una menstruación digna.

Sin embargo, en México, estos productos de higiene como las toallas sanitarias, los tampones o copas menstruales tienen un Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16%, lo que, se ha acusado, es un acto de discriminación pues es aplicado a un sector de la sociedad por su condición biológica.

El colectivo Menstruación Digna México destaca que este impuesto “transgrede los derechos humanos de las mujeres a la no discriminación, el mínimo vital, la salud, trabajo, educación, vida digna e igualdad”

Por lo que, añade, “su tratamiento fiscal debería equipararse al de otro tipo de bienes que son reconocidos como productos de primera necesidad”, con el fin de colaborar a una menstruación digna.

El uso de los productos de gestión menstrual no es opcional y, de acuerdo con datos de Anahí Rodríguez, integrante de dicho colectivo, difundidos por Corriente Alterna UNAM, en promedio, una persona que menstrúa utiliza al año 360 toallas sanitarias. Si se considera que esa persona comenzó a menstruar a los 13 años y termina a los 50, durante toda su vida deberá adquirir más de 13 mil toallas sanitarias.

Si esto se ve en cuestiones de dinero, en promedio, por las toallas o tampones de un año se gastarían hasta 720 pesos anuales, lo que equivale al 5% del gasto total de un hogar del 10% más pobre de México, señala la organización en su página oficial.

El pasado 30 de diciembre, luego de que el Congreso de la Unión rechazó la iniciativa presentada para quitar el IVA a los productos de gestión menstrual, 169 diputadas presentaron una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para que esta decidiera sobre la “justicia menstrual”.

Además de la eliminación del llamado impuesto rosa, Menstruación Digna México también busca la gratuidad de los productos de gestión menstrual y la generación de datos que visibilicen la menstruación en el país.

En medio de esta lucha, un pequeño logro que debería extenderse a todo el país, fue el conseguido en Michoacán, en donde el Congreso aprobó una reforma sobre educación menstrual que incluye el otorgar productos de gestión menstrual de forma gratuita.

VIBEtv