Venden en la Deep web falsos certificados de vacunación de COVID-19

Dado que la mayor parte del mundo aún no está vacunada contra COVID-19, los delincuentes están vendiendo documentos de vacunas falsos.

152
Aplicación de vacuna contra Covid-19
Foto: EFE

Las personas que ya recibieron las dosis de las vacunas contra Covid-19, reciben un documento que avala que ya han sido inmunizados. Dicha prueba es principalmente necesaria para las personas que buscan salir de viaje, pero con sólo alrededor del 6% de la población mundial actualmente vacunada, muchas personas todavía están desprotegidas, logrando crear un nuevo negocio de la venta de certificados de vacunación falsos en la Deep Web.

Un informe publicado por la compañía de inteligencia de amenazas Check Point Research el pasado martes, explica cómo se venden los documentos falsos de la vacuna contra el virus del SARS-CoV-2 en la Deep Web y cómo evitar estos documentos falsos.

Con el fin de allanar el camino para viajes seguros, vuelos aéreos y cruces fronterizos, la Comisión Europea ha propuesto crear certificados de vacunación que los ciudadanos pueden usar para demostrar que han sido vacunados, dieron negativo a Covid-19 en una prueba o se han recuperado del virus.

Tal documento serviría como un “pasaporte” que permitiría a las personas viajar entre diferentes países y asistir a eventos públicos.

Según el análisis de Check Point, la web oscura se está convirtiendo en un hogar de documentos falsificados para las personas que no tienen dichos certificados de vacunación o que están ansiosas por vacunarse.

Un anuncio publicado en la red clandestina promocionaba certificados de vacunas falsos que se vendían por, alrededor de 135 dólares. Otro anuncio, supuestamente del Reino Unido, ofrecía una tarjeta de vacunación falsa por 150 dólares y el bitcoin como método de pago.

Un intercambio de mensajes de texto entre Check Point y un vendedor en la Deep Web, reveló cómo funciona este proceso. Cuando se le preguntó si el certificado falso parecía auténtico, completo con la firma de un médico, el vendedor ofreció garantías de que lo habían hecho muchas veces y que otros compradores no tenían problemas.

Un comprador potencial sólo necesita proporcionar el nombre y la fecha requeridos en el certificado y pagar el precio de 200 dólares.

Para ayudar a las personas y los países a evitar caer en estos documentos COVID-19 falsos, Check Point ofrece las siguientes sugerencias:

  • Las personas deben estar atentas a ciertos indicadores de autenticidad en los documentos, como errores ortográficos, errores, logotipos de baja calidad y errores en la terminología.
  • Cada país debería gestionar internamente un depósito central de pruebas y personas vacunadas, que se pueda compartir de forma segura entre los organismos autorizados pertinentes dentro del país.
  • Todos los datos de las pruebas y la población de vacunación deben estar firmados digitalmente con claves encriptadas.
  • Los aeropuertos, los guardias fronterizos y cualquier agente de ejecución oficial deben poder escanear un código QR o de barras (que está firmado digitalmente; sin esta firma digital, el código es altamente explotable) en el certificado.
  • El código debe vincularse a un repositorio seguro que pueda validar la autenticidad del documento y confirmar si la persona recibió la vacuna o si realmente se le hizo la prueba de COVID y recibió un resultado negativo.
  • En el futuro, los países deberían poder compartir los datos firmados digitalmente para permitir a los titulares de certificados moverse de forma segura y cruzar fronteras. Por ejemplo, Grecia e Israel ya han acordado reconocer los certificados de vacunación de los demás (también conocidos como “pasaportes verdes”).

También te pude interesar:

Nueva York avanza en la legalización de la marihuana para su uso lúdico

¿Cuántas y cuáles vacunas contra Covid-19 ha recibido México?

29 millones de vacunas AstraZeneca fueron escondidas en Italia

Por gay fui despedido del Ayuntamiento de Metepec, denuncia exfuncionario

VIBEtv