¿Qué es gaslighting? La sutil forma de manipulación machista

Se trata de un abuso psicológico que suele pasar desapercibido, incluso por la propia víctima.

115
¿Qué es gaslighting? La sutil forma de manipulación machista
Foto: Pexels

El gaslighting es probablemente una palabra que suena desconocida, pero este fenómeno ha sido bastante estudiado. Se trata de una forma sutil de manipulación y abuso psicológico que tiene como fin hacer dudar al otro de su propia percepción, memoria e incluso de su cordura.

De acuerdo con la BBC, el término proviene de una obra teatral estrenada en 1938 que llevaba por nombre “Gas Light”. Esta puesta en escena trata sobre un hombre que intenta hacer creer a su esposa que está loca escondiéndole cosas, haciendo ruidos extraños y bajando la intensidad de la luz.

El argumento de esta obra explica a grandes rasgos de lo que se trata este tipo de violencia y manipulación machista que puede presentarse con el clásico “estás loca”, frase que en más de una ocasión es expresada para invalidar opiniones, emociones o pensamientos.

¿Qué es el gaslighting?

Según el Centro de Psicología Vínculo, el gaslighting puede hacer creer a la víctima que sus recuerdos y experiencias no existieron, o no fueron como ella los tiene en la mente, lo que deriva en que la persona afectada tenga una sensación de inseguridad e incertidumbre, pues comienza a cuestionarse lo que en realidad sí pasó.

El abuso emocional crea en la persona que lo sufre un miedo a la locura y suele sentir que lo que menciona deja de ser válido, por lo que es un arma frecuentemente utilizada en una cultura en la que persiste el machismo y en sociedades en las que históricamente se ha anulado la voz de las mujeres, desde el hogar hasta en el ambiente público-electoral.

El gaslighting es una práctica sumamente cruel, pues la víctima ni siquiera es consiente de que está siendo manipulada, ya sea porque es algo que ocurre con gran frecuencia en círculos cercanos o por que la agresión no se siente directa al no ser física o provenir de alguien a quien se le tiene mucha confianza.

Un ciclo de violencia

La debilitación de la víctima ante esta conducta es un proceso, que, según la psicóloga Laura Foster, citada por ABC, consta de tres etapas, estas son:

Idealización

La víctima está encantada por quien hace gaslighting, pues proyecta una imagen de sí misma como el compañero ideal.

Devaluación

La víctima pasa de ser “adorada” a ser devaluada, como si no pudiera hacer nada bien, por lo que busca arreglar las cosas para volver a lo que consideraba el escenario ideal.

Descarte

La víctima sigue siendo atacada, y el abusador ya no está interesado en arreglar los problemas.

Cenit Psicológos, explica que algunas de las frases o actitudes con las que puedes identificar que estás siendo víctima del gaslighting son:

“Eres demasiado sensible”, como un modo de hacer menos las peticiones del afectado.

“Tienes un problema” o “necesitas ayuda”, de ese modo el agresor nunca asume culpa sino que la pasa a la afectada.

“Era solo una broma”, al abusador hace comentarios invalidantes y se justifica diciendo que se trata de humor.

“Nunca dije eso”, hace cuestionarse a la víctima sobre si lo que sabe es real, por lo que la hace dudar sobre su salud mental.

También te puede interesar:

Evan Rachel Wood denuncia a Marilyn Manson por abuso sexual, físico y psicológico

5 frases que revictimizan a las mujeres víctimas de abuso sexual

Organizaciones que apoyan a víctimas de violencia sexual

Violetta, la primera plataforma digital que ayuda a identificar violencia contra la mujer

VIBEtv