Un cuarto de la población mundial tendrá vacuna COVID-19 hasta 2022

El acceso a la vacuna para países pobres dependería de la solidaridad de los ricos.

189
Médica sostiene vacuna contra COVID-19
Foto: EFE

Los países pobres dependerá enteramente de la solidaridad de los países ricos durante la pandemia, por lo que un cuarto de la población mundial no tendría acceso a la vacuna sino hasta el año 2022, de acuerdo con un estudio publicado en la revista The BJM.

Pese al optimismo mundial que genera la aprobación de  los primeros tratamientos contra COVID-19, varias organizaciones y centros médicos han externado su preocupación por las faltas de condiciones para garantizar un acceso igualitario a la vacuna contra el SARS-CoV-2

El estudio publicado en The BJM parte de dos trabajos distintos que tuvieron por objetivo conocer cuántas vacunas han sido precompradas hasta el momento y cómo se planea que sea la distribución por parte de las farmacéuticas, las cuales tendrán que trabajar a su máxima capacidad de productividad para abarcar todo el planeta.

El primero de estos trabajos fue desarrollado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins quienes analizaron las reservas que han hecho los países de Europa y Estados Unidos a farmacéuticas aún en proceso de validación.

Según el estudio para el 15 de noviembre ya se habían solicitado siete mil 480 millones de dosis a 13 fabricantes de 48 vacunas contra COVID-19 con ensayos clínicos casi por terminar (en el caso de Pfizer, ya concluidos).

Del total, el 51% irá a países ricos que representan sólo el 14% de la población mundial. El resto de la población se reparte en países pobres que, incluso ahora, no han podido concretar acuerdos de precompra.

Según las estimaciones de los investigadores, si la producción de las vacunas fuera escalonada se tendrían cinco mil 960 dosis para finales de 2021, de las cuales el 40% podrían ir a países pobres con precios que irían de los 119 a los mil 474 pesos.

En tanto, otro grupo de investigadores de China analizaron las poblaciones que recibirán la la vacuna como una forma de trazar estrategias para una asignación equitativa del fármaco.

Las conclusiones de este grupo es que el acceso a la inmunización para estas poblaciones también dependerá mucho de las zonas en las que viven, los objetivos de vacunación de cada gobierno, así como la eficacia de los servicios de salud para evitar un nuevo colapso sanitario.

Según los autores del estudio, con las conclusiones se puede “ilustrar la escala y la gran complejidad de la fabricación, compra, distribución y administración de las vacunas para satisfacer la demanda mundial y hacerlo de manera equitativa entre países y poblaciones”.

“Para asegurar que tales aspiraciones se realicen en los meses y años venideros se exige una coordinación mundial sin precedentes y un compromiso sostenido de recursos –financieros, logísticos y técnicos- de los países de altos ingresos”, se lee en las conclusiones del estudio.

Apenas la semana pasada, cuando el mundo festejaba la aprobación de Pfizer, varias ONG –entre ellas la Oxfam y Amnistía Internacional- alertaron que países como Canadá ya contaban con cinco dosis por ciudadano, mientras otros países no han podido si quiera pensar en acuerdos de precompra.

Con información de EFE

También te puede interesar:

9 de cada 10 personas de países pobres no tendrá acceso a la vacuna

Vacuna contra COVID-19 da esperanza para la realización de los Juegos Olímpicos 2021

VIBEtv