¿Comes de más en la pandemia? 5 formas para controlar el hambre emocional

Aunque no se ha registrado un aumento de peso entre la población, sí creció el consumo de chatarra.

213
¿Comes de más en la pandemia? 5 formas para controlar el hambre emocional
Pixabay

¿Sientes que ahora comes más botanas entre las comidas o simplemente crees que estás comiendo de más? Es probable que tengas lo que se llama hambre emocional, y para que no se vuelva un problema, te damos 5 recomendaciones para cuidar tu dieta durante el confinamiento.

De acuerdo con la Escuela de Salud Pública de Harvard, no hay registros concretos que demuestren que las personas ganaron peso durante la pandemia como consecuencia del hambre emocional, pero sí hay varios estudios que demuestran que aumentó el consumo de comida chatarra.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿Cómo hacer las paces con el estrés durante la pandemia?

Con el tiempo el consumo excesivo de este tipo de alimentos sí pueden provocar problemas más severos como obesidad o sobrepreso, por lo que es importante mantener una dieta lo suficientemente equilibrada para mantener a raya el hambre emocional –un estado de ansiedad que nos provoca “hambre” cuando en realidad no queremos comer.

Estas son cinco recomendaciones para que el hambre emocional no se vuelva un verdadero problema:

Toma agua

El hambre emocional es la forma en la que tu cuerpo intenta lidiar con el estrés y la ansiedad. Si estás pensando en ir por algo al refri o a la alacena entre comidas, primero toma un vaso de agua y espera entre 10 y 15 minutos. Así sabrás si en verdad tienes hambre o nervios.

Compra botanas saludables

No se trata de que compres papás que prometen ser sanas (con las etiquetas ya vimos que no podemos confiar del todo en productos procesados). En lugar de comprar frituras, compra fruta o sustituye las papas con palomitas naturales sin sal ni mantequilla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Tips para lidiar con el insomnio y el estrés de la pandemia

Respeta tus horarios

La mejor forma de mantener la dieta es respetar tus horarios de comida, los cuales, de acuerdo con el IMSS, deberían ser al menos: tres comidas fuertes y dos colaciones. Si respetas tus horarios también tendrás claro cuando en verdad se te antojó algo o sólo es hambre emocional.

Dedícate a comer

Cuando te vayas a sentar a comer, aléjate del teléfono y preferentemente no veas series ni películas. Disfruta plenamente tu comida para que tu cuerpo esté consciente de que lo alimentas y las distracciones no afecten este proceso.

Mantén la chatarra afuera

Si de plano la tentación es muy grande y el autocontrol no está funcioando, la mejor forma para que no te gane el hambre emocional es dejar la comida chatarra fuera de la casa.