Herpes zóster, cuando la varicela regresa como ‘culebrilla’ 

Es un virus que se aloja en el organismo cuando se contrae varicela en la infancia y se manifiesta cuando el sistema inmunológico se deprime.

806
Herpes zoster
CC-BY-SA-BruceBlaus en Wikimedi

¿Sabías que después de que te da varicela el virus permanece inactivo en tu cuerpo? Cuando este se reactiva se llama herpes zósterculebrilla y se presenta como un ataque en ciertos nervios.

De acuerdo con especialistas, la razón por la cual el virus se vuelve activo de nuevo, no es clara.

¿Qué es el herpes zóster?

De acuerdo con el sitio Medine Plus, la culebrilla o herpes zóster es una erupción de sarpullido o ampollas en la piel. Es causada por el virus de la varicela-zoster, el mismo que causa la varicela.

Después de tener esta enfermedad el virus permanece en el cuerpo y puede que no cause problemas por muchos años, sin embargo, a medida que se envejece el virus puede reaparecer como culebrilla. 

 

¿Quién está en riesgo de tener culebrilla?

Este padecimiento se puede presentar en cualquier grupo de edad, pero se tiene mayor probabilidad de desarrollar la afección en estos casos:

  • Cualquier persona que haya tenido varicela corre el riesgo de padecer culebrilla, pero este riesgo aumenta a medida que envejece.
  • La culebrilla es más común en personas mayores de 60 años.
  • Si te dio varicela antes de cumplir un año.
  • Si un adulto o un niño tiene contacto directo con la erupción por herpes zóster y no le dio varicela en la niñez o no recibió la vacuna contra la varicela, puede presentar varicela y no culebrilla.
  • Las personas con sistemas inmunitarios débiles corren un mayor riesgo de tener culebrilla. Esto incluye a las personas que:
  • Tienen enfermedades del sistema inmunitario como el VIH y sida
  • Tienen ciertos tipos de cáncer.
  • Toman medicamentos inmunosupresores después de un trasplante de órgano.
  • Su sistema inmunitario puede estar debilitado cuando tiene una infección o está estresado, esto puede aumentar el riesgo de culebrilla.
  • Es raro tener culebrilla más de una vez, pero puede ocurrir.

Síntomas del herpes zóster

Los primeros signos de culebrilla incluyen ardor o dolor punzante y hormigueo o picazón. En general, se presenta a un lado del cuerpo o la cara. El dolor puede ser de leve a severo.

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Dolor abdominal

Te puede interesar: ¿Piel diabética? Te decimos cómo reducir el riesgo de ataque de bacterias

¿Cómo saber si tienes herpes zóster?

Entre uno a 14 días después, tendrás una erupción. Esta consiste en ampollas que generalmente duran entre siete y diez días. El sarpullido suele presentarse en una sola banda alrededor del lado izquierdo o derecho del cuerpo.

En otros casos, la erupción ocurre en un lado de la cara. En raras ocasiones, usualmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados, la erupción puede estar más extendida y parecerse a una erupción de varicela.

¿Es contagiosa la culebrilla?

De acuerdo con especialistas, la culebrilla no es contagiosa, pero alguien con culebrilla puede contagiar la varicela. Si nunca has tenido varicela ni te has puesto la vacuna contra la varicela, trata de mantenerte alejado de alguien que tenga esta enfermedad.

Si tienes culebrilla, trata de evitar acercarte a quienes no hayan tenido varicela o no se hayan puesto la vacuna contra la varicela, o cualquier persona que pueda tener un sistema inmunitario débil.

¿Qué otros problemas causa el herpes zóster?

  • Neuralgia posherpética. Es la complicación más común de la culebrilla, causa dolor intenso en las áreas donde se tuvo la erupción. Por lo general mejora en unas semanas o meses, pero también puede durar muchos años y puede interferir con la vida diaria.
  • Si la culebrilla afecta tus ojos ten cuidado porque puedes tener pérdida de la visión, puede ser temporal o permanente.
  • Problemas de audición o equilibrio si tienes culebrilla dentro o cerca del oído, estos padecimientos también pueden ser temporales o permanentes.
  • En muy raras ocasiones, la culebrilla también puede causar neumonía, inflamación del cerebro (encefalitis) o la muerte.

¿Cuáles son los tratamientos?

No existe una cura para la culebrilla. De acuerdo con especialistas, los medicamentos antivirales pueden ayudar a que el brote sea más corto y menos severo. También pueden ayudar a prevenir la neuralgia postherpética. Si tienes algún síntoma de esta enfermedad consulta con tu médico de cabecera.