El cubrebocas no afecta la actividad física

Los cubrebocas no afecta en la actividad física mediante herramientas de medición no invasivas, sin registrar ninguna perturbación aparente en el organismo humano.

136
cubrebocas
Foto: Pixabay

Un reciente estudio indica que ese malestar que sientes cuando haces ejercicio con un cubrebocas puesto podría ser producto de tu imaginación o una somatización puesto que los resultados revelaron que las mascarillas no producen ninguna repercusión en la salud como llegó a creerse, pues circulaba que produciría la acumulación excesiva de dióxido de carbono (CO2) en la sangre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: En la UNAM ya pueden regenerar huesos y tejidos humanos

Un grupo de investigadores canadienses, de la Universidad de Saskatchewan (USask), hicieron un estudio a 14 personas durante una rutina de rendimiento, en las que utilizaron dos tipos de mascarillas y otra en la que no las usaban, sin encontrar evidencia que respaldara estas alertas.

“Nuestros hallazgos son importantes porque indican que las personas pueden usar cubrebocas durante el ejercicio intenso sin efectos perjudiciales sobre el rendimiento y con un impacto mínimo en la oxigenación de la sangre y los músculos”, expusieron los investigadores.

Para los especialistas resultó importante esta investigación, pues mientras los nutriólogos recomiendan evitar el sedentarismo y la mala alimentación, las autoridades sanitarias sugieren mantenerse en confinamiento.

El estudio, publicado en la revista “International Journal of Environmental Research and Public Health”, expuso que los voluntarios fueron sometidos a un breve calentamiento en una bicicleta. Además, 24 horas antes fueron evaluadas tanto la dieta como la actividad física previa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Así se transmite el COVID-19 en hospitales

La prueba implicó un aumento progresivo de la intensidad de la actividad a lo largo de tres pruebas: una con una mascarilla quirúrgica; otra con una mascarilla de tela; y una más sin mascarilla. Las pruebas terminaron en el momento en que las personas no pudieron continuar con el ritmo persistente.

“Por lo general, un participante alcanza el agotamiento en esta prueba de seis a 12 minutos, dependiendo de su nivel de condición física”, mencionó el doctor Phil Chilibeck, profesor de la Facultad de Kinesiología de USask.

Sin embargo destacaron que “los resultados con una máscara de tela de una sola capa pueden diferir”, advirtieron.

El equipo de USask registró los niveles de oxígeno en sangre de los participantes y los niveles de oxígeno en los músculos durante la prueba, mediante herramientas de medición no invasivas, sin registrar ninguna perturbación aparente.

Con información de El Universal.

VIBEtv