Pacientes recuperados: ¿Cuándo ya no son focos de infección de COVID-19?

¿Conoces a alguien que estuvo enfermo? Toma en cuenta esta información antes de verlo.

154
Pacientes recuperados: ¿Cuándo ya no son focos de infección de COVID-19?
EFE

El COVID-19 es una realidad que no se va con el 2020, y así como aumentan los contagios, también los pacientes recuperados y la pregunta obligada: ¿hasta cuándo se les puede considerar recuperados al 100% y cuándo no son un foco de contagio?

Antes de entrar en los detalles sobre los pacientes recuperados es importante aclarar que, dado el contexto mundial, todos corremos el riesgo de contagiar y ser fuente de un brote de COVID-19 por lo que es importante mantener las medidas sanitarias.

Por supuesto que convivir con alguien que tiene COVID-19 con o sin síntomas es un mayor riesgo, pero ello no implica que se deba prestar para casos de discriminación en contra de los pacientes recuperados.

Se puede llegar a pensar que, sin cura ni vacuna, los pacientes recuperados siempre serán un foco de infección, pero de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades mundiales esto no ocurre así.

Si bien se considera que se sabe poco del COVID-19, los científicos que trabajan en un tratamiento o vacuna ya tienen algunas certezas y afirman que la mayoría de los pacientes se recuperan y su cuerpo logra erradicar el SARS-CoV 2 por completo.

Las estimaciones del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) arrojan que la mayoría de los pacientes recuperados deja de ser un foco de infección 14 días después de presentar algunos de los síntomas ya conocidos o cuando después de este periodo las pruebas ya no arrojan presencia del virus.

Pacientes recuperados: ¿Cuándo ya no son focos de infección de COVID-19?
Instagram; @vibetvmx

Esto quiere decir que si conoces a alguien que tuvo COVID-19 y su último síntoma fue hace 14 días, las probabilidades de que sea un foco rojo de infección son muy bajas y no requiere medidas sanitarias adicionales a las ya conocidas.

Es muy importante precisar que los pacientes recuperados deben esperar hasta que un médico les autorice que pueden retomar sus actividades, ya que es importante confirmar que ya no hay presencia del SARS-CoV 2 en el organismo.

Algunas de las secuelas que estudian los especialistas en algunos pacientes recuperados son los problemas neurológicos y renales que la mayoría presenta, aunque el virus ya no se encuentra en el organismo.

A ello se suma la preocupación de la comunidad científica sobre la generación de anticuerpos contra el COVID-19 y la posibilidad de que, en cuatro meses, se pueda presentar una reinfección como se reporta en algunas partes del mundo.

No obstante, para los pacientes recuperados no existen medidas adicionales a las ya conocidas, entiéndase: limpiar constantemente manos y superficies, uso obligatorio de cubrebocas y mantener un distanciamiento social.

Te puede interesar:

¿Qué medidas deben tomar los pacientes recuperados de COVID-19?

VIBEtv