Personas de Talla Baja: grupo vulnerable ante la Covid-19

El 25 de Octubre se conmemora el Día Mundial de las Personas de Talla Baja como un reconocimiento a los derechos humanos de este sector de la población.

89
Personas de talla baja Covid-19
CC-BY-SA-Richard Mc Coy en Wikipedia

Una persona de talla baja, durante la pandemia de Covid-19, forma parte de un grupo vulnerable con tendencia a sufrir más riesgos y discriminación que una persona de talla promedio, comentó Cynthia Molano Serna, presidenta de la Asociación Gente Pequeña en Coahuila, Saltillo, al periódico El Heraldo.

De acuerdo con el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis), se define como ‘persona de talla baja’ a los individuos con algún tipo de condición de estatura, de los cuales existen más de 200 tipos, la mayor parte de las causas no están establecidas aún científicamente.

El 25 de Octubre se conmemora el Día Mundial de las Personas de Talla Baja como un reconocimiento a la inclusión social, igualdad y respeto a los derechos humanos de estas personas. La iniciativa nació en México en 2013, y la fecha recuerda al actor estadunidense William John Bertanzetti, mejor conocido como Billy Barty, una de las primeras personas en trabajar a favor de los derechos de este sector de la población.

Riesgos de personas de talla baja ante la Covid-19

Estos son algunos riesgos y problemas que enfrentan las personas de talla baja ante la pandemia que vivimos hoy en día, de acuerdo con Molano Serna, también representante del Consejo Nacional de Talla Baja, en Coahuila.

  • Dificultad para respirar

Debido a que el tórax es mucho más pequeño al de una persona de talla promedio, a las personas de talla baja les cuesta más trabajo respirar, en caso de enfermarse de SARS-CoV-2: “ese es uno de los riesgos más graves”, indica la especialista.

  • Inaccesibilidad a insumos sanitizantes

Para las personas de talla baja es más difícil alcanzar los dispensadores de gel antibacterial, toallitas, cubrebocas y otros insumos sanitizantes, por lo que Molano Serna llamó a los negocios y a las empresas a diseñar distancias accesibles para esta población.

“Tienen que estar a una altura estándar, tanto para personas en silla de ruedas como para las de talla baja”, aseguró la especialista.

Diversidad funcional y corporal

La talla baja es considerada una diversidad funcional física o motriz, ya que se identifica en el cuerpo humano por la cortedad de las extremidades: brazos y piernas, lo cual dificulta la movilidad de la persona. De acuerdo al tipo de diagnóstico, la persona también puede presentar una discapacidad sensorial, ya sea auditiva y/o visual.

Término ‘enanismo’ es peyorativo

Los términos correctos para referirnos a este sector de la población son: personas con talla baja o gente pequeña. Los cuales fueron propuestos por fundaciones y asociaciones de dicha población en México y consensuados a nivel internacional.

Según la Conadis, “los términos: ‘enanismo’, ‘enano’ y ‘enana’, son considerados agresivos y peyorativos para estas personas que son iguales a todos los demás, sin embargo, reciben constantes muestras de desprecio, sufriendo exclusión social, escolar, cultural y laboral”.

Te puede interesar: Investigadores hallan el tipo de sangre más vulnerable al COVID-19

Forma más común de esta diversidad

De acuerdo con la Conadis, en la actualidad existen más de 250 tipos de condiciones en personas de talla baja y displasias óseas, que son alteraciones del desarrollo esquelético. Según el estudio Acondroplasia: revisión de 30 años en el Instituto Nacional de Pediatría, realizado por Israel Godoy Escobar, la forma más común de esta condición es la acondroplasia con 1 en 25 mil a 40 mil nacimientos.

Según datos del Censo creado por el Consejo Nacional de Gente Pequeña de México 2019, los tres grupos de diagnósticos más comunes son: Acondroplasia, Sin diagnóstico y Síndrome de Morquio.

Escasa investigación en México

En México existe una escasa investigación y muchas veces los servicios o tratamientos son inadecuados, ante los diagnósticos incorrectos que designan a la persona. Esto provoca que las enfermedades crónicas degenerativas que causan una talla baja, tengan secuelas graves en las personas que las padecen.

Hasta el día de hoy, no hay una cifra exacta de cuántas personas con talla baja existen en México, pues el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), no tiene registro de ello.

VIBEtv