Persisten síntomas en más del 50% de pacientes recuperados de COVID-19: estudio

Algunos pacientes recuperados presentan anomalías en pulmones, riñones e hígado.

750
Persisten síntomas en más del 50% de pacientes recuperados de COVID-19: estudio
Pexels

Más de la mitad de los pacientes que se recuperaron de COVID-19 padecen del llamado “COVID prolongado”, un concepto que alude a la persistencia de síntomas que provoca el SARS-CoV 2 en pacientes que ya no tienen el virus en su cuerpo.

El llamado COVID prolongado es uno de los fenómenos que más extraña y preocupa a la comunidad científica, pues entender cómo reacciona el cuerpo tras el ataque del SARS-CoV 2 es clave para poder fabricar vacunas y tratamientos efectivos.

De acuerdo con algunos estudios realizados por investigadores británicos, el COVID prolongado se manifestaría con afectaciones a varios órganos (desde pulmones hasta riñones) y puede generar problemas de fatiga y cansancio.

Persiste la inflamación

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Oxford, más del 50% de pacientes recuperados de COVID-19 presentaron uno o varios síntomas, meses después de que ya no se encontró rastro del virus en el cuerpo (es decir, se curaron).

Según el trabajo realizado en 58 pacientes que fueron hospitalizados, el 64% presentó problemas para respirar entre dos y tres meses después de haberse curado. El 55% de los participantes también reportó fatiga.

De hecho, el 60% de los participantes tuvieron ciertas anomalías en el funcionamiento de sus pulmones; el 29% tenía problemas renales; el 26% problemas cardiacos, y el 10% tenían problemas de hígado.

“Las anomalías detectadas tienen una fuerte correlación con los marcadores de inflamación. Esto sugiere un vínculo potencial entre inflamación crónica y daño de órganos entre los supervivientes”, declaró a Reuters Betty Raman, médica del Departamento de Medicina de Radcliffe de la Universidad de Oxford.

Necesario para los tratamientos

Estas anomalías clasificadas como COVID prolongado son clave para el desarrollo de tratamientos, ya que ayudan a entender cómo reacciona el cuerpo después de padecer coronavirus y cómo es que el sistema inmune se prepara para una nueva respuesta.

“Estos resultados destacan la necesidad de estudiar más los procesos fisiológicos asociados con el COVID-19 y desarrollar un modelo holístico e integrado de atención médica para nuestros pacientes una vez que son dados de alta de los hospitales”, explicó Raman.

Además de los problemas en órganos y la llamada neblina mental asociada al COVID prolongado, la comunidad científica también fija su atención a la formación de anticuerpos contra el coronavirus y los cuales, según algunos estudios, duran sólo cuatro meses.

Te puede interesar:

Anticuerpos contra COVID-19 duran cuatro meses: estudio

VIBEtv