Estudio vincula consumo alto de azúcar con bipolaridad y agresividad

La fructuosa provoca una respuesta similar a alguien en estado de inanición.

122
Estudio vincula consumo alto de azúcar con bipolaridad y agresividad
Pixabay

El consumo alto de azúcar (fructuosa principalmente) puede ser un factor de desarrollo de bipolaridad, hiperactividad e incluso de déficit de atención, de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Colorado.

Las conclusiones que vinculan el consumo alto de azúcar y el desarrollo de déficit de atención con hiperactividad, bipolaridad y conductas agresivas fue publicado la semana pasada en Evolution and Human Behavior y afirma que esta relación podría tener una base evolutiva.

Según los primeros resultados del trabajo, el consumo alto de azúcar podría generar una respuesta parecida a la que ocurre cuando una persona está en estado de inanición, es decir, una búsqueda desesperada de alimento.

El investigador principal del estudio, el profesor Richard Johnson, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, explicó que la investigación se centró en el papel de la fructuosa (componente del azúcar) y del jarabe de maíz de alta fructuosa en el desarrollo humano, ya que estas sustancias forman parte de la dieta cotidiana de las sociedades occidentales.

Los investigadores afirman que el consumo alto de azúcar reduce la energía en las células lo que provoca una respuesta agresiva, desesperada, como la que tiene una persona en estado de inanición.

Johson explicó que esa búsqueda de alimentos que provoca el consumo alto de azúcar estimula la toma de riesgos, la impulsividad, la agresividad y la toma de decisiones rápidas como un mecanismo del cuerpo para encontrar alimento rápido.

El estudio señala que la sobreactivación de este proceso por un consumo constante se traduce en síndromes como el de déficit de atención e hiperactividad, bipolaridad o conductas agresivas varias.

“Si bien la fructosa está destinada a ayudar a la supervivencia, la ingesta de fructosa se ha disparado en el último siglo y puede estar sobrecargada debido a las altas cantidades de azúcar que hay en la dieta occidental”, declaró el investigador del Centro Médico Anschutz.

El equipo investigador aclaró que no responsabilizan al 100% al azúcar de la conducta agresiva, pero sí consideran “que puede ser uno de los contribuyentes” en la actualidad.

“No culpamos al azúcar por un comportamiento agresivo, sino que notamos que puede ser uno de los contribuyentes. La identificación de la fructosa como factor de riesgo no niego la importancia de los factores genéticos, familiares, físicos, emocionales y ambientales que dan forma a la salud mental”, precisó Richard Johnson.

Te puede interesar:

Esta enfermedad bucal te hace más propenso a la demencia

VIBEtv