¿Es peligroso automedicar a una mascota?

En México es una práctica arraigada y súper peligrosa para los animales de compañía  

33
Automedicar una mascota
Tuomas Härkönen/Unsplash

En el país se registra que el 57% de las personas han automedicado a una mascota, por lo menos una vez en su vida. El problema es pensar que los fármacos que se utilizan para controlar un dolor en humanos, puede tener el mismo efecto en otras especies. Pero cuidado, porque se pone en riesgo la vida de estos inocentes.

De acuerdo con información publicada en el sitio oficial de Boehringer Ingelheim, automedicar a una mascota con remedios que no tienen autorización de un especialista, puede generar efectos secundarios como la intoxicación, diarrea, vómito, sangrado interno y, en casos extremos, la muerte.

“Si bien muchos antiinflamatorios, antipiréticos o antibióticos para el ser humano pueden contener los mismos principios activos que los veterinarios, los compuestos químicos se sintetizan y degradan de forma distinta, pudiendo ser tóxicos para algunos, además de que las dosis y reacciones son diferentes entre una especie y otra”, explica Felipe Bedoya, médico Veterinario y gerente Técnico Nacional del segmento de Animales de Compañía de la farmacéutica veterinaria Boehringer Ingelheim Animal Health (BIAH).

La recomendación del especialista es que los dueños se encuentren atentos para identificar cualquier señal o comportamiento de dolor, para acudir de inmediato con un experto en salud animal, en vez de automedicar a una mascota. Por ejemplo, un perro con alguna afectación es renuente al movimiento, se lamen la zona que tienen lastimada, emiten un sonido de plegaria, entre otras.

A olvidarse de la automedicar a una mascota

El también Maestro en Ciencias de la Producción y Salud Animal, precisó que automedicar a una mascota, conlleva a consultar a un veterinario y seguir un tratamiento si se presenta alguno de los síntomas mencionados. Pero si éste no se sigue cabalmente, el problema se puede agravar hasta llegar a una hospitalización, entonces los gastos aumentan y la recuperación resulta ser más prolongada.

“La industria de la medicina veterinaria ha avanzado tanto que ahora contamos con soluciones diseñadas específicamente para prevenir o aliviar los síntomas del dolor de manera segura y eficaz en los canes como es el caso de Metacam (suspensión oral); sin embargo, es importante que un especialista indique cuál es el tratamiento más adecuado”, explicó.

Por ello, Boehringer Ingelheim Animal Health México ofrece tres recomendaciones para estar pendientes de síntomas y evitar automedicar a una mascota:

Observar sus actitudes: revisar principalmente si el perro tiene problemas para subir escaleras, caminar, correr o saltar. Expresiones como rostro cabizbajo, mirada fija, indiferente u ojos vidriosos. Comportamiento agresivo hacia las personas y a otros animales. Falta de apetito, dificultad para dormir, respiración alterada sin ejercicio, debilidad, cansancio, temblores, sumisión y búsqueda de afecto constante.

No automedicar a una mascota: ante cualquier malestar, se debe asistir de inmediato con un médico veterinario que pueda auxiliarlo con un tratamiento o medicamento que no ponga en peligro su vida.

Hidratación y alimento: parte esencial de tener un tratamiento completo y una recuperación temprana está en ofrecer a la mascota una alimentación óptima e hidratación constante.

VIBEtv