Del autocuidado al placer: ‘squirting’ y eyaculación femenina

Conoce las diferencias entre ambos términos y descubre cómo sacarles el mejor provecho

58
Del autocuidado al placer: 'squirting' y eyaculación femenina
Foto cortesía de Lelo 
¿Tema tabú en la actualidad? Pareciera que estamos hablando de lo mismo, pero, según especialistas en sexualidad, el ‘squirting‘ y la eyaculación femenina: ¡no son la misma cosa! Y es que es fácil confundirlos porque ambos términos son producto de elevados estados de excitación femenina, pero poseen mecanismos diferentes de placer, y es por eso que es importante diferenciarlos y, ¿por qué no?, disfrutarlos del autocuidado al placer.

El ‘squirting’

Es una expulsión de líquido transparente en grandes cantidades que sale disparado por la uretra durante la actividad sexual y que se produce generalmente después de una estimulación en el punto G. Cuando está a punto de salir puede causar en la mujer la sensación de orinar durante el orgasmo, y de acuerdo con especialistas, en cierto sentido sí lo hace.

La eyaculación femenina

Es un fluido espeso y blanquecino en cantidad menor que segregan de forma involuntaria las glándulas de skene o glándulas parauretrales que expulsan un fluido y producen una secreción cerca de la apertura de la uretra. Estas glándulas también son conocidas como la próstata femenina porque segregan contenidos parecidos a los que expulsa el hombre al eyacular.

La próstata femenina

Está conformada por una mucosidad ubicada en la pared vaginal. Según expertos, la orina se acumula en la vejiga y luego se expulsa a través de la uretra, pero el líquido resultado de la eyaculación femenina es secretado por una serie de glándulas responsables, no sólo de la eyaculación, sino de otras funciones sexuales, como la lubricación y mantener la vulva limpia y saludable. Estas glándulas están anatómicamente cerca del punto G.

Placer y autocuidado del cuerpo

Hablar de sexo y de juguetes sexuales continua siendo un tabú difícil de romper en nuestra sociedad, sin embargo, se trata de algo que forma parte de nuestra vida y de nuestra salud sexual, por eso es importante mencionarlo y, ¿por qué no? sacarle el mejor provecho. ¡Aquí te decimos cómo!

Cómo elegir el mejor juguete sexual

Un juguete sexual es el mejor accesorio para incorporar en tu rutina sexual. De acuerdo con Lelo, empresa dedicada a diseñar objetos de placer, cuando adquieres uno no sólo debes de enfocarte en el placer sexual si no también en tu salud, esto quiere decir que es recomendable buscar juguetes sexuales de autocuidado y autoconocimiento.

 

Lo importante es que te ayude a liberar estrés y que contribuya a tener una mejor intimidad con tu pareja si es que así lo deseas. De acuerdo con Lelo, líder en diseño, innovación y tecnología de juguetes sexuales, sus productos “cambian la forma en que el sexo se aborda en la actualidad, transformando y eliminando poco a poco todas esas creencias y tabúes en relación a una práctica que, aplicada correctamente relaja, energiza y evoluciona la salud y el cuerpo humano”, informa en un comunicado.

Y ahora, ¿qué tipo de juguete elijo?

Considera qué tipo de accesorio te interesa y se adapta mejor a tus necesidades. Según expertos de Lelo, los dildos y vibradores son la mejor opción si quieres estimulación vaginal o de clítoris. Si buscas aumentar tu placer sexual a largo plazo, las bolas Ben Wa son una excelente opción. Si lo que te interesa es el bondage, busca accesorios como esposas o cuerdas.

Materiales que no dañen tu cuerpo

Debes de considerar que el material del juguete sexual sea seguro y que no le haga daño a tu cuerpo. De acuerdo con expertos, los mejores modelos están hechos de metal, vidrio o silicón, ya que estos materiales no son porosos. Si optas por un juguete de silicón, asegúrate que se trate de graduación médica para prevenir infecciones.

Función eléctrica

Según estudios, los vibradores son los juguetes sexuales favoritos de las mujeres y esto se debe a la efectividad para estimular las zonas erógenas, sin embargo, también existen juguetes sin vibración que aportan mucho placer, como los dildos de vidrio.

En pareja y en solitario

Pareciera que los objetos de placer están hechos para jugar en solitario, pero emplearlos con tu pareja puede resultar una experiencia muy satisfactoria. Atrévete a hacer algo nuevo y a renovar tu rutina sexual, además, comprarlo juntos puede ser algo muy excitante y divertido. ¿Te animas?

 

VIBEtv