5 pasos para enfrentar la ansiedad

La recomendación es siempre acudir con un experto en psicología o psiquiatría

33
Pixabay

Cada época tiene su enfermedad. Pero parece que a la actualidad le tocaron dos: coronavirus y ansiedad. El trastorno de ansiedad es un problema que cada vez más personas padecen, pero del que poco se habla. Y, de forma lamentable, se ha agudizado con el distanciamiento y aislamiento social que implica la actual pandemia por Covid-19.

En estos días no es fácil disfrutar de muchas actividades que antes de la presencia del coronavirus en nuestras vidas eran comunes: ir a reuniones púbicas, conducir el automóvil o bicicleta, tomar el elevador hacia la oficina, ir al súper… Con restricciones y muchas medidas de protección, pero se pueden hacer en estos días; sin embargo, se convierten en un verdadero tormento o de plano son imposibles de hacer cuando se padece ansiedad.

De hecho, la primera reacción natural es acudir el médico general, quien por lo general indicará un estudio clínico completo del cuerpo. Mas no del sistema nervioso ni del estado general de la psique. Es ese el primer obstáculo.

El más común de los diagnósticos es adicción a alguna sustancia, triglicéridos altos o problemas cardiacos. Pero éstos son los síntomas de algo más interno y añejo.

     

Los síntomas

Taquicardias, palpitaciones, asfixia, pérdida de la orientación, tensión muscular, sequedad de boca, olvido de palabras o sensación de caer en un abismo son las señales de que un ataque de ansiedad está en marcha.

Sin duda, quien lo padece se siente atrapado en la sensación de amenaza y peligro constante, como si su vida estuviera en peligro. Pero, según Patricia Ramírez, doctora por el Departamento de personalidad, evaluación y tratamiento psicológico de la Universidad de Granada, existe salida a este abismo en apariencia sin escapatoria.

En las manos adecuadas

En estos casos, los expertos en psicología recomiendan no acudir a coachs o expertos en mindfulness, sino a psiquiatras o psicólogos especializados en trastornos de ansiedad. Esto debido a que este tipo de trastornos no se gestan en sólo unos días, sino que son el resultado de situaciones o eventos traumáticos originados meses o años atrás, quizá en la infancia o en la adolescencia. Y los coachs no están preparados para enfrentarlos o despertarlos.

La psicóloga Patricia Ramírez comparte cinco recomendaciones para empezar a ver la luz al final del túnel.

1. Cambiar el foco de atención. Los síntomas no son los protagonistas; el protagonista eres tú. Con este trastorno, el mundo entero gira en torno a lo que ocurre por dentro; por eso el enfoque se centra lo que no deseas que ocurra, y eso sólo incrementa la probabilidad de que pase. Tu cerebro permanece en estado de alerta ante un peligro inexistente. Necesitas dejar de escanearte, sal de ti mismo y aprende técnicas de relajación y meditación, o practica yoga.

 

2. Hablarse en otro idioma. Sustituye las frases “tengo miedo, estoy agobiado, no puedo…” , pues así el sistema nervioso se activa y desencadena la respuesta de ansiedad.

Para externar la situación, puedes escribir sobre cómo te enfrentarías a ésta. Evadir el problema no lo evita, debes aceptarlo.

3. Desapégate de la posesiva ansiedad. Evita hablar a todo el mundo de tu problema, porque entonces la ansiedad te domina. Si puedes, incluso rétala.

4. Evitar no es la solución. Seguramente has vencido algún miedo en otra ocasión. ¿Cómo se siente? Pues conviértete en un@ explorador@. Recuerda siempre que las emociones desagradables no son incompatibles con la vida cotidiana.

5. Ponte en marcha. Nadie lo hará por ti. Por eso, relájate, piensa de forma positiva, ríe o carcajéate, haz ejercicio y ponte en forma, descansa, sal con amigos… Vuelve a ser tú, sin pensarlo mucho. Y sobre todo, acude con un profesional.

Con información de El País

VIBEtv