Del espacio a un virus: la NASA lucha contra la COVID-19

21
Del espacio a un virus: la NASA lucha contra la COVID-19
Twitter: @nasa

La Agencia Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EU (NASA, por sus siglas en inglés) se suma al trabajo de diversas instituciones que buscan una cura que ayude a frenar el avance de la COVID-19 y permita al mundo retomar sus actividades.

De acuerdo con el reporte de El Universal, la NASA trabaja en al menos 70 proyectos que tienen como fin encontrar un tratamiento que impida la propagación de la nueva cepa de coronavirus, ayude a lidiar con el aislamiento y la ansiedad de la cuarentena, y al mismo tiempo permita diseñar caretas y ventiladores más baratos y eficaces.

No sería la primera vez que la NASA dispone de sus recursos para ayudar en una crisis sanitaria, ya que muchos de los tratamientos contra el VIH que hoy salvan millones de vidas fueron producto de investigaciones de esta institución.

Las supercomputadoras de la NASA

La NASA utiliza actualmente a Pleiades para estudiar el comportamiento de la COVID-19 y cómo frenar su transmisión. La supercomputadora se alimenta por billones de operaciones por segundo que permiten estudiar los movimientos de masas de aire y agua alrededor de la Tierra.

La Pleiades forma parte del Proyecto High End Computing Capability (HECC) y es prácticamente lo mejor que tiene la NASA. Antes de dedicarse a estudiar un tratamiento contra el coronavirus, se dedicaba a estudiar la supervivencia de microorganismos en ambientes muy fríos.

Del espacio al virus

Esta supercomputadora es usada en el trabajo de la profesora Rachel Martin, investigadora principal del programa de Exobiología de la NASA que estudia las enzimas con las que la COVID-19 puede engañar a las células humanas y reproducirse de forma tan letal.

Y es que desde el principio de la pandemia los especialistas en el tema advirtieron que lo más peligroso de este virus era la forma tan fácil con la que se reproducía en el cuerpo humano, una vez que logró absorber una célula.

Pleiades ayuda a estudiar la estructura molecular con la que la COVID-19 logra engañar a las células del cuerpo. De conseguir su objetivo, este grupo de científicos encontraría la forma de frenar al virus de golpe reduciendo la posibilidad de contagio en cualquier forma.

Con información de El Universal

VIBEtv