Día Mundial de la Bicicleta: ¿Cómo llegó este transporte a México?

La llegada de la bicicleta en México también fue importante para la inserción de las mujeres en el deporte.

10
Bicicleta en México
Foto: Pexels

El Día Mundial de la Bicicleta se celebra cada 3 de junio, fecha que fue proclamada por la Organización de las Naciones Unidas en el año 2018, y su propósito es reconocer la importancia de su uso, así como la ayuda al medio ambiente y también en la salud de quienes se trasladan en ella, o bien, al usarla de manera recreativa.

Este medio de transporte ecológico tiene una gran historia desde su aparición, por ello, en VibeTV te compartiremos todos los detalles sobre cómo llegó la bicicleta a nuestro país.

Llegada de la bicicleta a México

Antes de comenzar la historia sobre cómo llegó la bicicleta a nuestro país, es importante que sepas que este invento ecológico tuvo su nacimiento en el siglo XIX. Luego de varios intentos para crear un vehículo innovador, su diseño estuvo en manos de muchas personas, las cuales utilizaban como primer material para su construcción, la madera.

No obstante, el registro clave sobre el primer modelo de bicicleta fue en Alemania, aunque no era como la conocemos hoy en día, ya que le faltaban los pedales, situación que generó poca demanda. Luego continuaron otros diseños rudimentarios que no eran tan funcionales para los usuarios.

Después, en el año 1861, Ernest Michaux fue la persona que tuvo la idea de colocarle pedales, y a pesar de que sus intentos no tuvieron grandes frutos, aportó mucho para que se pusieran en marcha otras estrategias de funcionamiento y así diseñarla como la conocemos actualmente.

El año en que las primeras bicicletas llegaron a México fue en 1869 y venían de Bostón, Estados Unidos, pero la situación política y social de nuestro país estaba plagada de incertidumbre tras la muerte del emperador Maximiliano de Habsburgo, así que el invento no llamó la atención, ya que la gente no lo veía como un medio de transporte, además apuntaban que era difícil de manejarla, por ello salió del mercado por un tiempo.

Después, en 1880 llegaron otras bicicletas al país, cuyo diseño tenia la peculiaridad de que la rueda delantera era muy grande. Estas se les llamó bicicletas ordinarias y tuvieron un auge de diez años, esto fue porque más tarde llegaron las llamadas bicicletas seguras, las cuales tenían las llantas del mismo tamaño. A partir de ahí cobraron mayor popularidad.

Con el revuelo de las nuevas bicis, se creó el grupo Cycling Union Club al que muchos mexicanos se unieron. Este club financió y construyó el velódromo de La Piedad. Además, contaba con el registro de todos los avances sobre las bicicletas y los integrantes del grupo, por ejemplo, en sus archivos anotaban las ocasiones en las que una mujer cubría una distancia importante, el que rodaba una milla en menos tiempo, entre otros datos relevantes.

Estos registros cobran relevancia también porque dan cuenta de la historia de las mujeres en ese deporte, ya que para esa época acceder a él era muy difícil, no obstante, se fueron forjando camino en el ciclismo y el club les aplaudía.

Cabe señalar que algunas especialistas en materia de feminismo apuntan que la bicicleta en esa época fue parte importante para emancipación de las mujeres mexicanas, quienes también fueron impulsadas por los inventos de los pantalones bombachos que les permitían salir sin que la sociedad conservadora las señalara de exhibir sus cuerpos con faldas.

Se calcula que a finales del siglo XIX, en la Ciudad de México había apenas unas 800 bicicletas, ya que se trataba de un medio de transporte bastante costoso. A mediados del siglo XX su uso se popularizó más gracias al la familia Benotto que llegó a México en el año 1952 y comenzó con la fabricación nacional.

Te puede interesar:

¡A pedalear! Conoce cinco beneficios de andar en bicicleta

7 beneficios de la bicicleta estática (razones para comprar una)

VIBEtv