5 consejos para reconciliarte contigo mismo; ¡aprende a pedirte perdón!

Comprender que existe un problema y que debes de aprender a perdonarte, es más difícil de lo que parece.

16
Aprende a reconciliarte contigo mismo
Foto: Pexels

¿Ya no puedes verte ni en el espejo? ¿Estás enojado contigo mismo, mal contigo? ¿Sin saber por dónde empezar a canalizar tu sentir? No existe una receta milagrosa, pero aquí tienes algunas claves para empezar a reconciliarte

5 formas de reconciliarte contigo mismo

  • Aceptar que las cosas no van bien, no reprimir las emociones negativas

Vivimos en una época en la que hay que ser feliz, aceptarse y demostrarlo. Esto a veces empuja a algunos de nosotros a reprimir nuestros momentos de depresión, a compararnos excesivamente con los demás. Además, puede ser difícil reconocer personalmente que algo anda mal, que podemos enfrentarnos a momentos de bajón. No podemos decidir las emociones que nos atraviesan, pero podemos intentar comprenderlas y dominarlas. 

  • Verbalizar lo que nos hace sentir mal con nosotros mismos

El principio de la solución pasa por la expresión de lo que nos atormenta. No es fácil para todos hablarlo con los seres queridos, ponerlos en papel es la mejor manera. Ver negro sobre blanco, te permite dar un paso atrás de la situación. También minimiza la magnitud que toma en nosotros y en nuestras mentes.

Es posible que hayas notado que estabas dando vueltas a este pensamiento negativo en tu cabeza y que le estabas tomando una cantidad monstruosa de tiempo. Haz la prueba, escribe lo que está mal en una hoja. Te darás cuenta de que después de unas pocas líneas, comenzarás a sentirte mejor. Este es el punto de partida, darnos cuenta de que el problema al que nos enfrentamos puede no ser tan grande como pensamos. 

  • Comprender el origen del sentimiento de infelicidad

Ahora que has identificado lo que te ha estado abrumando y poniendo en energía negativa, es posible tomar medidas. Es importante que entiendas la fuente de tus emociones. ¿Son temporales después de un evento repentino? ¿Tu malestar es más antiguo y está relacionado con traumas pasados? Esta etapa puede ser más larga o más corta, dependiendo de lo que tengas que afrontar y de tu propio ritmo. La vida no es una carrera, tómate tu tiempo.

  • Cuídate y escucha a tu “yo interno”

Estamos hablando aquí sobre el sueño, el cuidado del cuerpo. Escucharte, de verdad, y cuidarte no es algo innato para todos. Se puede aprender, y comenzar con cosas pequeñas: mirarse al espejo, ponerse crema en el cuerpo, limarse las uñas, bañarse. Los tratamientos corporales pueden parecer fútiles, pero te conectan contigo mismo. Puede ser difícil al principio si no estás acostumbrado, comienza con cosas simples. Cuidarte también implica vida social, ir a tomar algo o cenar con amigos cercanos, con los que realmente quieres pasar tiempo. Los que te dan energía positiva. 

  • Perdónate para seguir adelante

Sin perdón, nos guardamos rencor a nosotros mismos. Eres un ser humano, dotado de sentimientos, de defectos. Puedes ser y tienes todo el derecho a ser falible. Ahora que has pasado por todos estos pasos, es hora de reconciliarte contigo mismo, porque siempre haces lo mejor que puedes, con lo que tienes en el momento. 

¿Cómo actuarías con un amigo que te cuenta su malestar? Actúa contigo mismo en la misma dirección, con la misma benevolencia y la misma dulzura.

También te puede interesar:

Autocuidado: 5 técnicas para alcanzar el bienestar mental y físico

Distintos tipos de autocuidado para implementar en el día a día

VIBEtv