“Decoterapia”: ¿la clave del bienestar?

Puede que no lo hayas analizado así, pero nuestra decoración interior cambia mucho a lo largo de la vida.

15
Decoterapia
Foto: Pexels

Nos hemos dado cuenta de esto con los múltiples encierros, la decoración de nuestro interior es fundamental para nuestro equilibrio mental. Se parece a nosotros, nos asegura y nos aporta cierta estabilidad. Y este fenómeno tiene un nombre: decoterapia. Sí, volver a pintar las paredes, arreglar nuestra casa y comprar baratijas contribuye a nuestro bienestar.

Los cambios de vida transforman un hogar

Puede que no lo hayas analizado así, pero nuestra decoración interior cambia mucho a lo largo de la vida. Mudanza, nacimiento, partida de los hijos, distribución específica de una habitación según las necesidades del hogar, mobiliario nuevo. En definitiva: los cambios de vida transforman una casa o un apartamento, pero todos ellos tienen un objetivo común: hacernos sentir bien.

Feng shui y armonía global

La decoterapia tiene su origen en el feng shui. Para los no iniciados, se trata de una milenaria disciplina china que designa “el arte de sentirse bien en casa”. La idea es simple: organiza tu espacio vital de acuerdo con una cierta cantidad de principios. Entre las cuales están: la circulación de la energía, la complementariedad del yin y el yang o incluso la teoría de los 5 elementos (agua, tierra, fuego, metal y madera).

Esta armonía feng shui permitiría alcanzar una plenitud moral, física e intelectual. Como si nuestra psique mantuviera un diálogo perpetuo con nuestros sucesivos desarrollos. En efecto, nuestro hábitat nos transmite sus energías, nos alimentamos de él y descargamos a cambio nuestras tensiones acumuladas durante el día.

Es por esto que podemos sentir vibras “buenas” o “malas” cuando vamos a la casa de alguien. Es un fenómeno bastante palpable para la mayoría de nosotros a pesar de que no siempre nos lo explicamos claramente.

Es aquí donde la profesión de decoterapeuta cobra todo su sentido: estas personas entran a actuar sobre los elementos que componen nuestra decoración interior y sobre todo, en los colores, porque cada uno de ellos tiene una vibración que resonará en el dueño del lugar. Diferente de persona a persona, por supuesto.

La importancia de la decoterapia

Sin embargo, la decoración interior no está necesariamente en relación directa con el propietario del alojamiento. Un interior moderno y predominantemente blanco no implica necesariamente que los propietarios sean fríos, distantes y estresados ​​por naturaleza.

 

De hecho, a algunas personas les resulta muy difícil apropiarse de su espacio vital, como agregar color. Esto se hace poco a poco, empezando por cojines y cortinas por ejemplo.

Cada uno tiene su propio ritmo, siendo lo más importante escuchar sus deseos y acudir a un decoterapeuta si las molestias son realmente persistentes. No hay nada de malo en no tener inspiración para el diseño.

También te puede interesar:

Terrario de plantas: ¿cómo hacer tu pequeño jardín de interior?

VIBEtv