Método Kivin: la posición que te garantiza un orgasmo en 3 minutos

Al realizar esta pequeña exploración alrededor de la vulva conocerás mejor sus zonas erógenas.

17
Método Kivin
Foto: Pexels

¿Conoces el método Kivin? Esta práctica de sexo oral promete un orgasmo en menos de 3 minutos. Con una posición menos tradicional, este cunnilingus estimulará una zona más grande del clítoris, la “zona K”

Al realizar esta pequeña exploración alrededor de la vulva de tu pareja, también conocerás mejor sus zonas erógenas, y por tanto, mejorarán tus relaciones sexuales. Te damos las instrucciones. Una cosa es segura: no perderán nada con intentarlo.

El método Kivin: el orgasmo a través del punto K

En primer lugar, cabe señalar que se puede disfrutar intensamente del cunnilingus sin llegar al orgasmo. Y que algunos no tienen ganas de presionar, cronometrando sus actuaciones y las del otro. 

Esta posición es simplemente un pequeño extra que bien podría valer la pena. Especialmente para parejas que quieren descubrir nuevas zonas erógenas, o para personas que no suelen llegar al orgasmo con el sexo oral.

El “Método Kivin” toma su nombre del Dr. Kivin. Este científico encontró la manera de estimular una zona más grande del clítoris y un mejor acceso a toda la vulva. En la posición lateral, la persona que hace el cunnilingus debe entonces moverse hacia la parte que concentra muchos nervios, situada entre el glande del clítoris y el ano. Esto se llama la “zona K “. Al mismo tiempo, puede hacer cosquillas en el perineo para amplificar el placer.

“Ha habido algunas afirmaciones bastante audaces sobre su eficacia: un orgasmo en 3 minutos y el 60% de las mujeres y las personas con vagina experimentan orgasmos más rápidos e intensos, según un terapeuta sexual. Vale la pena probarlo solo para ver si estas afirmaciones son ciertas”, dijo Annabelle Knight, experta en sexo de Lovehoney, a Cosmopolitan UK .

Cunnilingus a la Kivin: instrucciones de uso

Una de las claves de esta técnica de sexo oral es la postura de la pareja. En un cunnilingus clásico, uno está acostado con las piernas separadas, el otro frente a la vulva, pero el método Kivin se practica en posición lateral. 

Es decir, la persona que realiza el cunnilingus se encuentra perpendicular al cuerpo de la persona que lo recibe y esta última debe levantar levemente una de sus piernas para permitir el acceso a su vulva. Los cuerpos entonces forman una T.

Luego, hay que colocar el dedo índice y el pulgar a cada lado del clítoris “para levantar y estabilizar”. Al ser esta zona muy sensible para algunos, es preferible realizar unas caricias u otros placeres comunes antes de tocar directamente.

En lugar de lamer la vulva de arriba a abajo, la técnica Kivin ofrece una exploración de derecha a izquierda, directamente sobre el capuchón del clítoris. Esto permite así “estimular una zona más amplia del clítoris”.

Para amplificar el placer, Annabelle Knight añadió que puedes usar tu otra mano. Colocando el dedo medio sobre el perineo “para sentir las contracciones musculares”, y cuando tu pareja se esté acercando al orgasmo, puedes concentrarte en la cabeza del clítoris. Manteniendo un ritmo y una presión constantes, ayudándote con las indicaciones de la persona que recibe el cunnilingus.

Una técnica para entender mejor los placeres vulvares

Todas las personas con vulvas tienen sus propias zonas de placer. Ciertamente, el clítoris es el gran ganador de los órganos que conducen al orgasmo. Por ejemplo: algunas mujeres y personas con vulva no tienen sensibilidad en el perineo. Otras estarán demasiado acomplejadas para acceder a mostrar su vulva en esta posición. Por lo tanto, es posible que el método Kivin no funcione para todos. 

Sin embargo, esta técnica abre nuevos caminos para explorar en el cuerpo de tu pareja. En particular a nivel del clítoris, la zona anal, los labios vulvares y el perineo. También es una oportunidad para conocerte mejor y así multiplicar por diez tus placeres.

Ten en cuenta que el éxito de este cunnilingus se basa en gran medida en la comunicación entre las dos personas involucradas. Así que durante el sexo -e incluso antes o después- no dudes en dar indicaciones al otro sobre lo que te da placer, y lo que te molesta.

¿Has probado el método Kivin?

También te puede interesar:

¿Y si la masturbación se convirtiera en un “aliado” en tu relación?

VIBEtv