La emancipación femenina también pasa por la peluquería

Los cortes de pelo a las mujeres y las minorías de género son, de hecho, formas de alterar los criterios normativos de la feminidad.

43
Emancipación femenina en el cabello
Foto: Pexels

El peinado afro natural, la cabeza afeitada o la coleta no se reducen a movimientos estéticos. También pueden ser herramientas reales para la emancipación femenina. Los cortes de pelo a las mujeres y las minorías de género son, de hecho, formas de alterar los criterios normativos de la feminidad. Hablemos sobre algunos peinados que se han desarrollado en la historia de los movimientos sociales y los feminismos en particular.

Emancipación femenina en el cabello

  • El corte cuadrado de los años veinte

Guiadas por las voces del matriarcado, las Juanas de Arco de los tiempos modernos se exhibieron en el ambiente artístico de la década de 1920, mostrando con orgullo el bob corto, liso o con muescas. 

Fue en este contexto de los locos años veinte que el polaco y vanguardista Antoni Cierplikowski popularizó el corte de pelo bob, peinando a estrellas como la Primera Dama Eleanor Roosevelt, la actriz Greta Garbo, pero también Coco Chanel.

Este corte “juvenil”, estricto y ligero, da la apariencia de una mujer fuerte e independiente. Ésta ha seguido seduciendo a las grandes influencers del siglo: Louise Brooks, Edith Piaf, Brigitte Bardot, pasando por las actrices Marlène Dietrich, la artista y luchadora de la resistencia Joséphine Baker, o incluso la espía Mata Hari.

Hoy en día, este corte se renueva constantemente, pero el clásico corte de pelo bob todavía se asocia con actrices de cine new wave como Anna Karina, Jeanne Moreau o incluso Amélie Poulain, Mia Wallace (Pulp Fiction) y Winona Ryder.

  • Peinado afro natural

El movimiento del cabello que aboga por el peinado afro, nacido en los Estados Unidos en la década de 1960, es también el comienzo del movimiento “Nappy” -contracción de “natural” y “feliz”- que libera el cabello afro del alisado, trenzado y otros tejidos. Ciertas técnicas de alisado pueden ser peligrosas para las mujeres negras.

Por eso, entre otras cosas, indica todo el empoderamiento de las mujeres que se dejan el pelo crespo o rizado. Ser Nappy es estar orgulloso de los propios orígenes y de la propia identidad

La prohibición de mostrar el cabello afro se remonta a la historia de la esclavitud, pero fue en Harlem con la actual “Black is beautiful” (1962) donde se escucharon los reclamos. Su símbolo era un peine, que termina en un puño negro. 

El surgimiento del partido Black Panthers también jugó un papel en la década de 1970, en particular con la figura emblemática de la lucha afrofeminista Angela Davis. Ella usó con orgullo su afro con los otros miembros del partido, para mostrar su negativa a cumplir con las reglas blancas. 

Entonces personalidades como Aretha Franklin, Diana Ross, Donna Summer o incluso Whitney Houston contribuyeron a cambiar mentalidades. A pesar de esto, el cabello afro natural todavía no es aceptado en todas las áreas. 

Se piensa en particular en el mundo occidental del trabajo, el cine, etc. Los íconos del movimiento continúan luchando por el orgullo afro, como la actriz Aïssa Maïga, la escritora Chimamanda Ngozi Adichie, la presentadora Oprah Winfrey, Solange Knowles y muchas otras.

  • Cabeza rapada

Remontándonos a la Antigüedad, descubrimos que la cabeza rapada de las mujeres egipcias era condición para llevar peluca y modelo de elegancia. Durante la caza de brujas de Salem, los cráneos de estas mujeres fueron afeitados para que los hombres pudieran buscar en ellos la “marca de las brujas”

Tras la Segunda Guerra Mundial, este afeitado siguió siendo una herramienta de humillación sobre todo para las mujeres, a quienes se les acusaba de “colaboración horizontal” con el enemigo alemán. 

Afeitarse la cabeza es un símbolo de reivindicación de la libertad, un mensaje de que la emancipación de los códigos de belleza femenina vendrán después. Deshacerse del cabello como mujer hoy en día a menudo sigue siendo sospechoso a los ojos de la sociedad. 

Pensamos en Britney Spears aquel famoso 16 de febrero de 2007, cuando se rapó la cabeza bajo la mirada de los paparazzi y magnificaron su acción como una locura histérica.

Deshacerse de sus símbolos de feminidad para desnudarse está mal visto. Skin, líder del grupo de rock británico Skunk Anansie de los 90, que destilaba la supuesta rebeldía, lució con orgullo su cabeza afeitada a lo largo de su carrera. Posteriormente, la actriz Rose McGowan encarnó la determinación y la rebeldía de la mujer, haciendo públicos los ataques contra Harvey Weinstein. Ella escribió en la revista iD: 

“Afeitarme la cabeza fue un grito de guerra para mí”

  • Cola de cabello

Originalmente, según la revista de moda iD, este peinado ya aparecía en la antigua Grecia, y se popularizó en el siglo XX con emblemas de la feminidad como la Barbie de Mattel y Audrey Hepburn.

Para la BBC, fue con Madonna que la cola de caballo se convirtió en un “sinónimo de empoderamiento femenino” en los años 90. Al cantar canciones con letras sexualizadas como en “Like A Virgin”, la cantante adoptó un look de niña modelo, especialmente con su peinado.

Más adelante, encontraríamos este peinado en varias artistas emblemáticas de una “girl power”, como Ariana Grande, las Spice Girls, ¡o las cantantes punk de Riot Grrrl! Al lucir estas miradas infantiles, resaltan la sexualización de las jóvenes en el patriarcado. De la inocencia a la provocación.

También te puede interesar:

Mujeres en la guerra: sobrevivientes femeninas que inspiraron estos 9 libros

“Amor líquido”: la mercantilización del amor en el siglo XXI

VIBEtv