¿Qué es la “doble moral” en el patriarcado?

Este fenómeno tiene graves consecuencias para las mujeres, y más aún para aquellas ubicadas en el cruce de la discriminación.

25
Doble moral patriarcal
Foto: Pexels

Una conducta no es juzgada y percibida de la misma manera según el género de su autor: es este fenómeno, lo que las feministas llaman la “doble moral”. Dentro de nuestra sociedad patriarcal, utilizar este concepto permite visibilizar una injusticia.

En especial, porque los sesgos sexistas suelen ser inconscientes y omnipresentes. Denunciarlos es un primer paso en la lucha contra esta doble moral. Este fenómeno tiene graves consecuencias para las mujeres, y más aún para aquellas ubicadas en el cruce de la discriminación.

La invisibilidad de la doble moral

Sobre el papel, todos los humanos tienen los mismos derechos, pero en realidad, es obvio que persisten muchas discriminaciones contra cualquiera que no pertenezca al grupo social dominante. 

La violencia sexual apunta a mujeres y minorías de género, la brecha salarial en la nómina continúa, la violencia policial apunta principalmente a personas racializadas, para las minorías de género, el patriarcado trae muchos obstáculos claramente visibles

Si estas discriminaciones son hoy más visibles es porque nuestra sociedad está en proceso de deshacer los tabúes tradicionales. Entonces tendríamos que ver muchas mejoras en la vida de las minorías de género, pero lo que no vemos es este criterio aplicado que se interpone en el camino de todo progreso. 

Tomemos el ejemplo de una madre que busca la custodia de su hijo después de un divorcio. Si fue “egoísta”, ausente o callada durante su maternidad, será juzgada como mala madre. Más bien, será un obstáculo para obtener su custodia.

Mientras ya estamos esperando estas carencias en los padres: “es un papá genial, que aprende la paternidad lo mejor que puede”. Esto significa que los mismos comportamientos o resultados son valorados de manera diferente por género. ¿La razón? Persisten los sesgos de género. Esto es lo que las activistas feministas han llamado la famosa “doble moral” en el pensamiento patriarcal. 

Doble moral en la sexualidad de las mujeres

En el patriarcado, la doble moral se siente más en temas de sexualidad. Todos conocemos los juicios sobre las mujeres teniendo una vida sexual activa, y la valorización de los hombres acumulando conquistas. 

Este doble rasero (como también se le llama) sexista encaja perfectamente en la cultura de la violación. Como recordatorio, la cultura de la violación consiste en comportamientos o gestos que conducen principalmente a la banalización de la violencia sexual. Y la gran mayoría de las agresiones sexuales son cometidas por hombres y contra mujeres.

La doble moral sexista podría ilustrarse con esta conocida situación de las mujeres y las minorías de género. A las mujeres cisgénero a menudo se les dice que se cuiden lo que usan, dónde y cuándo salen, para evitar ser agredidas. 

No aludimos a este tipo de precauciones cuando hablamos con hombres cisgénero. Esta actitud fomenta un doble actuar y por lo tanto la cultura de la violación. La lógica sería dirigir los esfuerzos hacia los hombres para que dejen de cometer agresiones y no hacia las mujeres para que no se conviertan en víctimas. Recordatorio: nunca es culpa de la víctima.

La doble moral se mantiene colectivamente

Desde temprana edad, los niños y niñas son golpeados por dictados sexistas. Les damos códigos, conscientemente o no, de cómo deben comportarse, expresarse, reaccionar emocionalmente, vestirse, jugar o incluso gesticular, según su género. Estas desigualdades de trato tienen sus raíces en las percepciones colectivas de los individuos.

Además, suelen ser mantenidos por el discurso mediático y político, o en anuncios y redes sociales. Todos somos partidarios de estos prejuicios, en diversos grados. Y estos sesgos están cómodamente instalados en nuestros estándares.

Por lo tanto, es fundamental recordar esto: aplicar una doble moral es discriminación. Cuando dos personas no son juzgadas de la misma manera por el mismo hecho en razón de su género, raza, religión u otro grupo, esto es discriminatorio. Esta práctica se lleva a cabo de forma consciente o no; permanece invisible y negado.

Por eso, ponerle una palabra a esta desigualdad invisible es fundamental. Las consecuencias de este criterio aplicado son muy reales. Autoriza y justifica el acto de violencia contra las personas discriminadas, y la culpa se invierte sistemáticamente hacia las personas maltratadas. Así que no dejemos que un sólo sesgo sexista pase a nuestro alrededor.

También te puede interesar:

¿Qué es la masculinidad tóxica y cómo es que ésta surgió?

VIBEtv