“Planchado de senos”: una mutilación poco conocida que sigue vigente

45.7% de las mujeres interrogadas y víctimas declararon que sus senos presentaban una anomalía tras el planchado.

23
¿Qué es el planchado de senos?
Foto: Instagram/@huellanegra_

Poco conocida, pero tan grave como la escisión, en varios países de África Central y Occidental prevalece una tradición arcaica, el “planchado de los senos”. Una práctica dolorosa y peligrosa que pretende controlar la vida sexual de las mujeres jóvenes y cuyos efectos son devastadores. 

¿Qué es el “planchado de senos”?

Menos popular que la escisión (la extirpación parcial o total de los órganos sexuales externos de la mujer), el planchado de senos es una práctica que se extiende en Camerún. Una de cada cuatro niñas se vería afectada por esta mutilación. Cerca de 3.8 millones de niñas adolescentes se ven afectadas en la provincia de Douala, Camerún.

Este fenómeno cultural ancestral también está presente en otros países de África Central y Occidental, como Chad, Togo, Benín y Guinea. Consiste en utilizar objetos calentados en un brasero para masajear los pechos de chicas jóvenes, en cuanto sus pechos empiezan a formarse, para hacerlos desaparecer.

Al principio, se creía popularmente que el masaje de los senos hacía que la leche supiera mejor y evitaba que los bebés tuvieran los glúteos rojos, pero ahora su “objetivo” es proteger a las niñas de la violencia sexual y los embarazos no deseados, tanto que el 7% de las niñas lo hacen ellas mismas. “Proteger a nuestras niñas de la mirada de los hombres, evitar que los hombres las persigan demasiado pronto y prevenir embarazos precoces”.

Mujeres destruidas

Como bien puedes imaginar, esta práctica no está exenta de consecuencias en la salud física y mental de las mujeres que se someten a ella. De hecho, según un estudio realizado en 2013 por el Instituto de Investigación, Desarrollo Socioeconómico y Comunicación (IRESCO), el 45.7% de las mujeres interrogadas y víctimas declararon que sus senos presentaban una anomalía tras el planchado. 

El 3.7% de ellas terminaron con las mamas lesionadas. 8% con un seno más grande que el otro, mientras que al 2% se le extirpó un seno. El estudio también destaca otras consecuencias más recurrentes como la reducción del tamaño de las mamas (42.5 %), el dolor (24.5 %), la inflación de volumen (21 %), los quistes y los abscesos (17 %).

Muchas víctimas se enfrentan a la falta de reconocimiento

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la mutilación como “procedimientos que intencionalmente alteran o lesionan los órganos genitales externos femeninos por razones no médicas”. Sin embargo, el planchado de senos no figura entre los 4 tipos de mutilación identificados: clitoridectomía, escisión, infibulación y todas las demás intervenciones lesivas en los genitales femeninos con fines no médicos.

A pesar de la movilización de la Red Nacional de Asociaciones de Tías (Reseau National des Associations de Tantines, RENATA), que agrupa a más de 15 mil niñas-madres formadas como Tías, para luchar, denunciar y concienciar sobre la gravedad del planchado de senos, esta práctica aún no es calificada como mutilación por la OMS. 

Por otro lado, las intervenciones de la red RENATA en las regiones en las que aún se practica el planchado de senos ha permitido reducir este fenómeno. Es por eso, que es importante seguir hablando de este problema y de la libertad de expresión, para erradicar este tipo de mutilaciones. 

También te puede interesar:

Países que aún permiten la mutilación genital femenina

 

VIBEtv