Violencia doméstica: ¿cómo ayudar a una amiga, vecina o amiga?

La violencia doméstica tiene muchas caras. ¿Qué hacer cuando eres una víctima? ¿Cómo actúas cuando lo presencias?

29
Violencia doméstica
Foto: Pexels

El cliché de la violencia doméstica (una mujer con la cara golpeada por su marido) suele estar lejos de la verdad. Porque la violencia doméstica tiene muchas “presentaciones”. 

Diferentes tipos de violencia doméstica

  • Violencia física: una bofetada, un golpe, un intento de estrangulamiento, una quemadura deliberada, ser empujado contra un mueble o una pared o jalón de cabello.
  • Violencia sexual: tocamientos no consentidos, violación (penetración no consentida) porque la violación en el contexto de la vida matrimonial es posible.
  • Violencia económica: privación de recursos económicos (confiscación de la tarjeta bancaria, etc.), dependencia continuada (obligación de pedir autorización antes de comprar algo, etc.).

¿Soy víctima de violencia doméstica?

Muchas veces, las personas externas pueden notar cuando alguien es víctima de violencia doméstica, pero la realidad para la mujer suele estar distorsionada, lo que puede cegarla y evitar que vea lo que está viviendo. 

Hay violencia cuando:

  • Uno de los dos socios ignora al otro durante días porque está enojado.
  • Uno de los dos miembros de la pareja chantajea al otro para obligarlo a hacer algo (tener sexo, por ejemplo).
  • Uno de los dos socios menosprecia las opiniones y planes del otro (“nunca llegarás ahí”, “es una pésima idea”, “es ridículo”, “no tiene ningún sentido”, “se nota que no eres maduro”).
  • Uno de los dos compañeros se burla del otro en público (“¡mira lo mala que es!”, “nunca lo logra de todos modos”, “¡no es lo suficientemente inteligente para eso!”, “¿no crees que ha subido de peso?”).
  • Uno de los dos socios muestra celos extremos (exige leer mensajes de texto y correos electrónicos, hace berrinches cuando el otro llega tarde a una reunión, elabora escenarios improbables donde su pareja lo engaña, desconfía de todos los contactos de su pareja).
  • Uno de los dos socios controla las salidas, la ropa, el maquillaje, las citas del otro.
  • Uno de los dos socios busca en los correos electrónicos, mensajes de texto, mensajes privados del otro sin su consentimiento.
  • Uno de los dos requiere que el otro le envíe fotos íntimas.
  • Uno de los dos compañeros impide al otro ver a sus amigos y/o a su familia (“no les gusto, no los vamos a ver”, “no te hacen bien”, “prefiero quedarme conmigo”).

¿Cómo ayudar a alguien que es víctima de violencia doméstica?

Lo primero que debes hacer es entender a la víctima de violencia doméstica que está al tanto de su situación. Actúa con discreción: visitala cuando su torturador no esté, invitala a tomar un café, llámala cuando esté sola, acompáñala al supermercado, a la guardería. 

Si la víctima quiere tomar acción, puedes ofrecerle los recursos para ayudarle. Si no tiene internet (o no lo tiene gratis), no dudes en imprimir documentos. Acompáñala con las autoridades, quédate con ella cuando llame a asociaciones y apóyala moralmente.

La violencia de género provoca con frecuencia vergüenza y culpa: la víctima piensa que es responsable de la situación, que “merecía” el trato que le infligieron, que “es normal”

Si no quiere actuar contra su abusador o huir, respeta su elección. Sin embargo, en caso de emergencia (gritos, ruidos de lucha, huellas de violencia en el cuerpo de la víctima, etc.), siempre es imprescindible ponerse en contacto con la policía.

También te puede interesar:

Colombia despenaliza el aborto hasta la semana 24 de gestación

Violencia económica: maltrato silencioso en contra de la mujeres

VIBEtv