“Green flags” que se confunden con “red flags” dentro de una relación

Existen comportamientos positivos en tu relación y podrías confundirlos con una red flag.

139
Green flags en una relación
Foto: Canva

Los términos “green flags” y “red flags” se han ido popularizando en este último tiempo, ya que es una manera para reconocer los comportamientos de una persona dentro de una relación, mismos que funcionan como estándares para identificar si estás dentro de un noviazgo sano o con características de alerta para salir lo más pronto posible de ella.

Sin embargo, existen ciertos rasgos en estos términos que podrían tener una línea bastante delgada entre sí como para confundirlos. La cultura en cada entorno en el que nos desarrollamos suele determinar el modo de comportamiento dentro y fuera de una relación de pareja, ya que a través de la educación de instituciones como el hogar, escuela, trabajo, etcétera, vamos aprendiendo patrones que se normalizan, pero hay diferentes maneras de llevar una relación sana y respetuosa.

Muchas veces no nos detenemos a pensar en que la dinámica de una relación varía y depende mucho de las personas que forman determinada pareja. En ocasiones los test de comportamiento pueden cometer imprecisiones, por eso se debe estar alerta y ser muy consciente de cómo funciona tú relación, sin dejar de lado los acuerdos mutuos, mismos que siempre deben permanecer en la línea del respeto e integridad de cada persona.

Rasgos de las green flags que podrían confundirse de las red flags:

  • Pasa varios días ausente

A veces creemos que una persona es fiel o te ama si está 24/7 preocupado o atento de tu vida; sin embargo, es bueno que las personas se den un espacio para ellos mismos. Conocerse en soledad y que los otros hagan lo mismo, mejora el conocimiento propio, así que este es un rasgo que puede confundirse con una red flag.

Es decir, hay maneras de estar con el otro y entregar tiempo de calidad, pero eso no significa que deba estar todo el día contigo y pensando en ti y tampoco quiere decir que no seas prioridad, simplemente es aceptar que cada quien tiene una vida. En ocasiones tenemos la necesidad de apartarnos del mundo y de la tecnología y todos tenemos derecho a llevarlo a cabo.

Lo que sí estaría mal es que una persona de pronto no conteste a tus mensajes o llamadas como “castigo” de algo que a lo mejor ni existe culpa.

  • Confundir la falta de respeto con la sinceridad:

El que una persona diga lo que piensa con el fin de mejorar la relación o con el propósito de que su pareja crezca y sepa que algo no está bien es bastante válido, pero a veces creemos que eso es una mala acción, pues nos sentimos agredidas o criticadas y puede ser todo lo contrario.

Así que debe haber espacios en la relación donde se deben buscar soluciones mediante la comunicación y no tomarse a mal que una pareja te comente algo que no le parece de ti, siempre y cuando haya respeto a la hora de hacerlo.

  • Que hable de sus relaciones pasadas bien o mal:

Este es un punto de suma importancia, ya que hay personas muy reservadas que prefieren no hablar de su pasado o con quien han compartido su vida. Y también hay quienes abordan situaciones de sus relaciones anteriores con el fin de ejemplificar algún tema en particular y esto no significa que existan comparaciones.

En las red flags se toma a mal que una persona traiga a colación a su expareja, ya sea si habla mal o bien de ella, pero esto puede no ser del todo negativo si está dentro del contexto de una plática. Además puede ser que tu pareja quiera sacar algún sentimiento o emoción y decide compartirlo contigo por la confianza que existe.

Para no caer en confusiones debes fijarte muy bien en el tono y la postura que toma al hablar del tema y así reconocer el propósito de ello.

  • Abrirse demasiado rápido:

Es la actitud de mostrarse abierta y emocionalmente con alguien muy pronto. Según esto forma parte de una red flag, pues sucede cuando una persona al poco tiempo de conocer a alguien comienza a decirle te quiero, habla de planes a futuro, le cuenta todos sus problemas e historias porque según demuestra una falta total de límites personales, ya que no sabe controlarse a sí mismo o a sus acciones.

No obstante, la diversidad de las personas hace que cada una tenga diferentes personalidades y no está mal, hay gente extrovertida o que tal vez sintió confianza con alguien desde el primer momento, así que no podemos ir por la vida etiquetando con banderas rojas la forma particular de ser en cada persona.

Para estar más seguras de estos límites de confusión es importante conocerte y darte cuenta de qué situaciones comienzan a lastimarte o tener tintes turbios, y lo más recomendable, es verlo siempre objetivamente, no todas las personas son malas y las personalidades son infinitas.

También te puede interesar:

5 soluciones naturales para aliviar dolores estomacales

¿Practicas zumba? Conoce los 5 beneficios que te brinda este ejercicio

VIBEtv