6 señales que muestran que tu relación ha terminado

¿Están pasando una mala racha o realmente el amor se esfumó?

28
Final de una relación
Foto: Pexels

No siempre es fácil reconocer y admitir que nuestra relación sentimental ya no nos hace felices y que probablemente nuestra historia está llegando a su fin. Sin embargo, es mejor abrir los ojos a la relación y enfrentar la realidad antes de que la decepción y la amargura se apoderen de ella. Aquí tienes 6 pistas que te ayudarán a ver con más claridad tu historia de amor.

Para el entrenador y psicoterapeuta estadounidense, Jeffrey Bernstein, si nos preguntamos qué estamos haciendo en esta relación, si nos invade el miedo a encontrarnos solos cuando somos infelices en nuestra pareja, es probable que la relación haya sobrevivido.

El experto ha dicho que, si las personas se identifican con una o más de las señales a continuación descritas, sin duda sería útil para ti reevaluar la relación o considerar la ayuda de un profesional.

6 señales que anuncian el término de una relación

La relación ha estado a la deriva durante mucho tiempo

Argumentos crónicos y agotadores, arrebatos brutales que los dejan heridos, amargados, sin esperanza. Una sexualidad desconectada, o totalmente ausente (sin huella de sensualidad, de ternura), o único lenguaje íntimo de la pareja. En ambos casos, la intimidad, la empatía, la complicidad ya no están. Este clima, tenso, violento, tóxico, lleva ya mucho tiempo.

Has intentado muchas veces hacer esfuerzos, sola o en pareja, pero pronto se establece el viejo patrón. Llueven reproches, acusaciones (siempre las mismas), la situación parece desesperada. 

Te sientes frustrada e infeliz

Han intentado desesperadamente darse una segunda oportunidad, pero esta decisión es en vano. Sus sentimientos dominantes, o el de ambos, son la frustración y la tristeza. Por no hablar de la ansiedad, la desesperación que sientes a menudo. 

También sueles estar enojada contigo misma por perder el tiempo en una relación que sientes y piensas que ya no te aporta nada. Cuanto más creías en ello, más aumentaban las emociones negativas. Además, también te resulta difícil proyectarte hacia el futuro. 

Tu umbral de tolerancias en baja

Todo en él (en ella) te molesta, y/o viceversa. El más mínimo paso en falso, fracaso o error se convierte en un conflicto agresivo. Incluso a veces te cuesta soportar su presencia, tienes fijaciones negativas sobre tal o cual aspecto de su físico o de su personalidad. Debes esforzarte por recordar que un día estuviste enamorada, sentías admiración y atracción por tu pareja. 

Te das cuenta de que los buenos momentos que estás pasando son sin él/ella. Entre una velada con tus amigos y un cara a cara, no lo dudes. Esta observación puede entristecerte, pero eres incapaz de lanzarle una mirada benévola o tierna. 

Nada está bien

Algunas rupturas se realizan en un ambiente silencioso, es decir, no hay drama ni peleas, no hay protestas ni conflictos abiertos que indiquen que algo está mal o que ya nada está bien. 

Y, sin embargo, sientes que tu relación ya no es satisfactoria, que la intimidad se ha derrumbado, que las divergencias de puntos de vista y, a veces, incluso de valores, son más numerosas que las convergencias. Se ha establecido una distancia con el tiempo, haciéndolos sentir alienados el uno del otro, casi indiferentes.

La vida familiar puede parecer superficialmente satisfactoria, estable, incluso tranquilizadora, pero la vida de pareja, en su intimidad, es inexistente. Todo el mundo parece llevar su vida, sus relaciones, sus aficiones, sus hábitos.

Incluso si los intercambios verbales marcan la vida cotidiana, el corazón, el alma de la relación, parece vacío. Es algo que sentimos profundamente y que a veces es difícil de expresar con palabras. Algunos no se arriesgan, por temor a que les digan que son quisquillosos o que son demasiado exigentes.

No te proyectas hacia el futuro

En cualquier caso, no con tu pareja. Cada día es suficiente, se podría decir. Ningún deseo te estimula, ningún proyecto te motiva o te hace querer proyectarte al futuro con el otro. De lo contrario. A menudo sucede que te proyectas a ti misma hacia un futuro radiante y pacífico por tu cuenta.

Finalmente fantaseas contigo sola en tu realización, tu vida real. También puedes proyectarte con otra persona, construir una vida ideal en la imaginación. En todo caso, el viaje se hace sin el otro. 

No volverías a elegir lo mismo

En caso de tener hijos, olvídalos por un minuto. Enfócate sólo en tu pareja. Si tuvieras que hacerlo de nuevo, ¿lo volverías a elegir? Si la respuesta es no, sin dudarlo, significa que efectivamente has agotado tu capital de realización y paciencia en esta relación.

Trata de pensar en lo que te atrajo. Cuanto más superficiales o narcisistas sean tus argumentos (física, situación económica, su loco amor por ti), más pruebas tendrás de que tus cimientos eran frágiles. 

También te puede interesar:

3 buenas razones para probar el neotantra (sola o en pareja)

VIBEtv