4 formas de aplicar el minimalismo en diferentes aspectos de tu vida

La frase "menos es más" se le acuñó al arquitecto Mies Van der Rohe.

46
Minimalismo
Foto: Canva

El minimalismo es un estilo que inició dentro del área artística, específicamente en la arquitectura y el diseño; su primer auge fue durante la década de los 60, pues actualmente también se ha posicionado como tendencia de decoración y filosofía.

La frase “menos es más” se le acuñó al arquitecto Mies Van der Rohe, y supone las mejorarías en la cotidianidad cuando los ambientes en los que nos desarrollamos están ordenados, limpios y libres de artículos innecesarios.

Cuando hablamos de enriquecer tu vida con la práctica minimalista nos referimos a que se ha vuelto una tendencia que propone deshacerte de elementos, pensamientos y situaciones que generan un sentimiento agotador por creer que nada es suficiente y buscar más de lo indispensable. Justo como cuando estás atorada en medio del tránsito de la ciudad.

Si bien, el minimalismo continúa vigente desde los esquemas materiales (mobiliario, ropa, accesorios), también es posible traerlo a colación en tu entorno emocional y personal. En ocasiones llevamos cargas que no nos pertenecen o que nos cuesta trabajo dejar ir, sin embargo éstas generan obstrucciones que a la larga padecemos como la aprensión a algo o a alguien que aunque no aporte cosas positivas, tememos sentirnos vacíos.

La filosofía de “menos es más” podría enriquecer tu día a día

Convertirte en una persona minimalista desde la filosofía hasta en el plano meramente material te ayuda a entender la importancia de lo esencial, a mirar despejadamente tu interior, así como lo que te rodea. Participar de esta experiencia promueve que deseches todo lo que sobra en tu vida y que se ha convertido en un obstáculo para generar y hacer lo que te gusta.

Aquí te enlistamos algunos beneficios que trae el minimalismo si los aplicas en diferentes aspectos de tu vida:

  • Depuración: cada que eliminamos cosas, situaciones o sentimientos que nos acongojan o no nos dejan avanzar nos sentimos más libres, el minimalismo ayuda a que te quedes con las circunstancias que te hacen bien y que practiques el desapego para poder fluir.
  • Mejora tu organización: uno de los beneficios más visibles de la práctica minimalista es que, como sólo te quedas con las cosas y emociones estrictamente necesarios, tienes más orden. Cuántas veces nos hemos encontrado con un escritorio repleto de artefactos que rara vez usamos o con un ordenador lleno de íconos, documentos, fotografías sin lugar establecido. Esto genera incomodidad y falta de practicidad para encontrar lo que necesitamos en cada momento.
  • Optimiza tu tiempo: a partir de la depuración y la organización, se vuelve posible que te sientas con más ligera, pues ya no tienes que perder tiempo en buscar cosas, archivos, etcétera; pues sabes exactamente dónde se ubican y cuántas tienes. Esto también funciona para darte tiempo de calidad y otorgarles igual a tus seres queridos momentos sin prisas.

  • Dinero más rendidor: ya no estás pendiente de acaparar con tu ingresos todas las ofertas o los productos que sólo usarás una vez. Cuando piensas en qué necesitas realmente para consentirte o sentirte tranquila, muchas veces, podrías reemplazar los productos que te hacen gastar dinero por pocas satisfacciones y mejor usar esos recursos para planear un viaje, un concierto o vivir experiencias que muchas veces lo material no nos brinda.

Estos son sólo algunos aspectos que benefician tu vida con el minimalismo, pues existen otros que pueden no verse a simple vista o mejor aún, que los reconoces una vez que te integras al minimalismo.

También te puede interesar:

Organiza una rosca de reyes virtual en solo 5 pasos

VIBEtv