Perspectiva de género: ¿qué es y para qué sirve?

La palabra “género” es sólo un comienzo en el discurso de las ciencias sociales.

57
Perspectiva de género
Foto: Pexels

El surgimiento de esta categoría analítica es para explicar la desigualdad entre hombres y mujeres y enfatizar el concepto de diversidad identitaria o perspectiva de género. Las mujeres y los hombres están formados por relaciones mutuas, culturales e históricas. 

En los últimos años, las ciencias sociales han logrado avances importantes incorporando los denominados estudios de la mujer a un nuevo paradigma. Como categoría social; el género es una de las aportaciones teóricas más importantes del feminismo contemporáneo. 

El género es una categoría interdisciplinar que ha desarrollado un enfoque global que hace referencia a las características y funciones psicológicas y socioculturales atribuidas a cada género en cada momento histórico y en cada sociedad. La elaboración histórica de estas escuelas es un sistema de poder, con discurso hegemónico, que puede explicar la existencia del conflicto social. 

La problematización de las relaciones de género logró romper la idea de su carácter natural. La feminización o masculinización no se refiere al género de un individuo, sino a comportamientos que se consideran femeninos o masculinos. 

En este caso, la categoría de género puede entenderse como una interpretación de la forma de la relación entre géneros, algunas personas piensan que esta es una alternativa a otras matrices de interpretación, como la teoría del patriarcado. 

Algunas personas piensan (aunque la inclusión del concepto de “patriarcado” constituye un avance importante en la explicación de la situación de las mujeres) no es suficiente para comprender los procesos que operan en la estructura social y cultural de la sociedad, que restringen el estatus y la intervención de las mujeres en la realidad histórica concreta, de acuerdo con Mujeres en Red

De acuerdo con Marta Lamas, aunque apareció como explicación en “El segundo sexo” de Simone de Beaouvoir, la palabra “género” es sólo un comienzo en el discurso de las ciencias sociales y el feminismo con significado propio y significado específico (diferente de las características tradicionales de palabras que se refieren a tipos o especies) de la década de 1970.

Sin embargo, no fue hasta finales de la década de 1980 y principios de la de 1990 que este concepto ganó consistencia y comenzó a tener impacto en América Latina. Por ello, las intelectuales feministas han intentado establecer una llamada “perspectiva de género” en la academia y las políticas públicas.

En 1955, John Money propuso el término “rol de género” o “papel de género” para describir una serie de comportamientos atribuidos a hombres y mujeres, pero Robert Stoller estableció más claramente la diferencia conceptual entre sexo y género.

Una forma de entender los sistemas de género son como conjuntos de prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de la diferencia sexual anatómico-fisiológica y que dan sentido a las relaciones entre personas sexuadas. 

La perspectiva de género implica:

  • Reconocer las relaciones de poder que se dan entre los géneros, en general favorables a los varones como grupo social y discriminatorias para las mujeres.
  • Que dichas relaciones han sido constituidas social e históricamente y son constitutivas de las personas.
  • Que las mismas atraviesan todo el entramado social y se articulan con otras relaciones sociales, como las de clase, etnia, edad, preferencia sexual y religión.

No obstante, hay un consenso en el que es importante mencionar las diferencias entre sexo y género. El sexo es un hecho biológico, el cual funciona como la diferenciación sexual de los humanos y que son denominados por la biología.  En cambio, el género habla sobre las diferencias anatómicas y fisiológicas entre las mujeres y los hombres que se dan por lo que la sociedad establece. 

¿Para qué sirve la perspectiva de género?

Tiene la intención de ayudar a comprender la vida de las mujeres y de los hombres, y a la vez, la relación que se da entre ambos. El planteo de esta perspectiva es con la necesidad de solucionar desequilibrios entre ambos géneros con acciones como: 

  • Redistribución equitativa de las actividades entre los sexos (en las esferas de lo público y privado).
  • Justa valoración de los distintos trabajos que realizan mujeres y hombres, especialmente en lo referente a la crianza de las hijas e hijos, el cuidado de los enfermos y las tareas domésticas.
  • Modificación de las estructuras sociales, los mecanismos, las reglas, prácticas y valores que reproducen la desigualdad.
  • El fortalecimiento del poder de gestión y decisión de las mujeres.

También te puede interesar:

Gobierno federal aumentará presupuesto para equidad de género

VIBEtv