Sitofilia: juegos sexuales realizados con comida

Es una práctica calificada como fetichista y que tiene infinitas variaciones.

57
Sitofilia
Foto: Pexels

La sitofilia es una práctica que concierne tanto a hombres como a mujeres sin importar su orientación sexual; es decir, es una práctica que realizan los heterosexuales, homosexuales, lesbianas y cualquier otras identidades de género. 

Los alimentos se pueden utilizar en su carácter sólido y penetrante (pepino, plátano, calabaza, zanahorias, encurtidos) o líquidos para cubrir el cuerpo (chocolate, miel, cremas diversas, leche). La comida se usa como estimulante sexual y no se come durante el acto. El hecho está en ingerir alimentos frotados contra el cuerpo e impresos con secreciones, provocando la excitación.

Historia y origen de la sitofilia

La asociación entre comida y sexualidad es tan antigua como el mundo mismo. Este vínculo se hacía particularmente en los festivales dionisíacos de la antigua Grecia donde las orgías sexuales iban acompañadas de una profusión de degustaciones de comida. 

El escritor Giovanni Boccaccio en su libro “Decamerón”, la cual después se realizó en un formato cimetográfico dirigida por Pier Paolo Pasolini en 1971, describe de forma clara lo que es esta práctica.

Referencias literarias y cinematográficas de la sitofilia

En el famoso libro de Philip Roth “El mal de Portnoy”, el héroe se masturba con un trozo de hígado y una manzana. También encontramos el uso de alimentos con fines masturbatorios en las películas “American pie”

Aún en el cine podemos recordar la famosa escena de la cinta de 1986 “Nueve semanas y media” y el juego con las fresas durante el striptease de Kim Basinger. Una sabrosa escena también en la película “Una noche en la tierra” de Jim Jarmush en 1991, muestra a Roberto Benigni hablando con un sacerdote sobre su relación sexual con una calabaza.

Estas referencias no son exhaustivas ya que el tema de la sitofilia está presente en muchas obras literarias y cinematográficas y a las que también se pueden añadir series de televisión como “Seinfield” y “Game of Thrones”

Derivados de la sitofilia

La sitofilia en sí misma contiene subgrupos conductuales que constituyen formas derivadas: el nyotaimori, en Japón, consiste en comer sushi sobre el cuerpo desnudo de una mujer. También se puede apuntar a la sitofilia: fantasías organizadas principalmente en torno al pescado, la carne, el gluten, de igual manera en Japón.

El wakame sake traducido como sake de algas, es un manjar donde una modelo desnuda y en decúbito supino aprieta sus muslos para formar una copa triangular. Se vierte sake por su cuerpo y en la hendidura. 

A medida que se llena, el vello púbico de la mujer comienza a ondularse suavemente en el cálido sake, similar a las algas que se mecen en el océano. La intención es que los invitados masculinos se inclinen y sorban la bebida de la entrepierna.

Lo que revela esta fantasía

La asociación entre la comida y la sexualidad habla de una necesidad simbólica de devorar. Al cubrir el otro con cremas de miel o chocolate y lamerlo, es como si lo volviéramos al rango de alimento para degustar. 

La sitofilia, por tanto, tiene un carácter muy regresivo, pero también participa de una necesidad humana arcaica de devolver el acto sexual a un momento de comunión con la naturaleza, la vida animal y traspasar las fronteras de género. Como una mezcla erótica entre el mundo humano, vegetal, acuático y animal.

También te puede interesar:

¿Puedo usar sex toys con mi pareja? 5 juguetes que pueden probar

Grandes mitos sobre la sexualidad en la tercera edad

VIBEtv