¿Cómo hablar de la muerte con los niños? 3 cosas que no debes decir

Es mejor no ocultar la realidad y utilizar palabras sencillas que el niño pueda entender.

36
Muerte
Foto: Pexels

La muerte rara vez es un tema fácil de discutir con los niños. Aún así, es importante hablar de ello, porque es parte de la vida, pero sobre todo, un momento de nuestro proceso como ser vivo que deben de comprender y evitar confusiones. ¿Cómo hacerlo?

¿Cómo entienden los niños la muerte?

Suele ser alrededor de los 3 o 4 años cuando aparecen las preguntas sobre la muerte. El niño intenta comprender el mundo. Hace preguntas basadas en lo que ve y lo que vive (por ejemplo: “¿Por qué nuestro gato está muerto?”). Antes de los 5 años, el niño tiene una comprensión limitada de la muerte.

Incluso si saben que el corazón de la persona fallecida ya no late y que no pueden oír ni hablar, el niño tiene dificultades para comprender que la muerte es permanente. Creen que la muerte es temporal y que el difunto regresará. Tampoco se dan cuenta de que todos morirán algún día. Piensan que solamente sucede en las personas mayores. 

Entre los 5 y 7 años, a medida que se desarrolla su pensamiento, el niño comprende mejor que cualquiera puede morir y que esto es para siempre. A los 9 años entiende que la muerte es universal, irreversible, permanente e inseparable del ciclo de la vida. 

¿Cómo explicarle la muerte a los niños?

Es bueno abordar este tema antes de que ocurra una desgracia como ésta entre alguna de las personas cercanas. Es de esta forma en la que podrás hablar del proceso final de la vida menos emocional. No tienes que esperar a que tu hijo o hija haga preguntas sobre ello. 

Una forma sencilla de abordar el tema con tu pequeño es observar el ciclo de la vida en la naturaleza. Por ejemplo, a partir de los 2 o 3 años, señalar que los brotes llegan en primavera, que las hojas se agrandan en verano, que se marchitan, mueren y caen en otoño

Puedes darle otros ejemplos que no le preocupen (por ejemplo: insectos, flores, pájaros, peces) para mostrarle que todo ser vivo tiene un ciclo de vida. Explícale que es lo mismo para los humanos.

También puedes decirle que a veces los seres vivos se enferman tanto o sufren tanto dolor que no pueden sobrevivir. Sin embargo, asegúrate de enfatizar que a menudo las personas y los animales pueden recuperarse de su enfermedad y vivir una vida muy larga.

Para ayudar a los pequeños a comprender la permanencia de la muerte, simplemente dile que cuando una persona fallece, es para siempre y no volverá. Para tranquilizarlo, agrega que existe una manera de tenerlos presentes y es recordando aquellos buenos momentos que se vivieron con la persona fallecida. 

Cuando hables sobre la muerte, aborda el tema con sensibilidad. Sé lo más abierta y franca posible y deja que el menor dirija la conversación. Anímalo a hablar y hacer preguntas. Simplemente responde lo mejor que puedas. Es bueno ser clara cuando te ha preguntado algo no sabes ya que, algunas cosas son difíciles de entender, incluso para los adultos.

Palabras a evitar

  • Se fue
  • Está dormido/a
  • Vive en el cielo

También te puede interesar:

Mujeres vivas, Mujeres libres; ofrenda feminista dedicada a víctimas de violencia en México

¿Cómo educar a niños libres? 7 formas de lograrlo

VIBEtv