7 consejos para resucitar una planta muerta

No temas si una de tus plantas parece muerta, tráela a la vida con estos consejos.

126
Flor muerta
Foto: Pexels

Siempre es con mucho cariño que compras una nueva planta para el hogar o el jardín, pero a veces la planta tiene dificultades para adaptarse a su nuevo entorno. Si ves la aparición de hojas marrones, tallos secos, no la tires. Incluso cuando las plantas parecen muertas, a menudo queda algo de vida en el tallo y las raíces y, por lo tanto, la posibilidad de verlas recuperar toda su belleza.

7 consejos para resucitar una planta muerta

  • Comprueba si la planta todavía está viva

El primer paso es comprobar si la planta todavía se puede salvar. Para hacer esto, raspa la base de la varilla con la punta de la uña. Si encuentras verde debajo de la primera capa, la planta todavía está viva. Si el centro del tallo es marrón, esa parte del tallo está muerta.

eee

También puedes probar la varilla tratando de doblarla suavemente. Una vara viva es flexible. Si el tallo se rompe, esa parte de la planta ya no se puede guardar. Sin embargo, no arrojes la planta directamente a la basura. Incluso si el tallo está muerto hasta la base, las raíces aún pueden producir una hermosa planta, si se les da un pequeño empujón.

  • Corta la parte superior del tallo

Una vez que determines qué parte del tallo está muerto, es necesario cortarlo. Con las tijeras de podar, retira toda la parte seca y marrón de la planta. Si no estás segura de dónde sigue vivo el tallo, corta cada tres centímetros desde la parte superior, en cuanto veas el corazón verde de la caña, sabrás que aún hay esperanzas.

Si es necesario, corta el tallo hasta la base dejando sólo las raíces, después de lo cual solamente se necesitará un poco de paciencia para ver si las raíces producirán o no una nueva planta. Ten cuidado con las plantas de exterior, debes esperar hasta que termine el invierno antes de continuar con este paso.

  • Mueve la planta

Como probablemente sepas, la exposición al sol es fundamental para la supervivencia de la planta. Sin embargo, todas las plantas son únicas y no es necesario colocarlas en un sólo lugar. Algunos serán más saludables con luz indirecta, otros necesitan pleno sol.

Si tu planta parece muerta, podría deberse a que no está recibiendo la exposición adecuada. Ya sea una planta de interior o una planta de jardín, ahora es el momento de moverla si es necesario.

  • Cambia los hábitos de riego

Además del sol, la planta también tiene una necesidad vital de agua, pero nuevamente, no todas las plantas deben recibir el mismo tipo de riego. Algunas requieren un abundante baño diario, otras una simple humectación de las hojas y el suelo.

Infórmate sobre las necesidades hídricas de tu planta y observa su apariencia: si el tallo y las hojas están completamente secos, es seguro que la planta no estaba recibiendo suficiente agua. Por otro lado, si la base de la planta y las raíces empezaron a pudrirse, es que recibió agua de más.

Para las plantas de interior, también considera la humedad general de la habitación en la que las colocas. Las plantas también absorben la humedad a través de las hojas y, por lo tanto, la calidad del aire contribuye a su desarrollo.

  • Busca un fertilizante nutritivo

Para darle un impulso a tu planta, necesitas preparar un plato bueno y nutritivo. Ve a una tienda de jardinería con el nombre o la foto de tu planta para solicitar un fertilizante adecuado. Los proveedores podrán indicarte cuál es el fertilizante más eficaz para la planta.

Pregunta también en la tienda por el método de administración del fertilizante. Si bien la mayoría de las veces sólo necesitas agregar el fertilizante al suelo alrededor del tallo, algunas plantas a veces reaccionan mal al contacto directo con el fertilizante. En este caso, el fertilizante debe diluirse en el agua de riego.

  • Guardar esquejes

Si no crees que puedas salvar la planta, pero aún quedan algunos trozos vivos, ¡todavía hay tiempo para hacer esquejes! Corta las partes aún vivas de la planta y colócalas en un vaso de agua. También puedes colocarlos en algodón o papel húmedo con agua si tus esquejes son realmente pequeños y frágiles.

Espera un poco para ver si las piezas de la planta comienzan a crecer nuevamente en este nuevo entorno. Tan pronto como sea posible, transfiere los esquejes al suelo, a una maceta o directamente al jardín.

  • Composte

Si la planta murió a pesar de tus mejores esfuerzos, aún puedes darle una segunda vida convirtiéndola en abono. Una vez en el contenedor de abono, la planta eventualmente se convertirá en un fertilizante perfecto que ayudará a que las nuevas plantas crezcan saludables.

También te puede interesar:

10 remedios caseros para acabar con las plagas de tus plantas

5 consejos para cuidar tus plantas cuando sales de vacaciones

VIBEtv