8 consejos para que ningún reclutador rechace tu CV

Los encargados de las contrataciones de personas suelen recibir cientos de CV para un solo puesto de trabajo, por lo que es importante priorizar el tipo de información que pongas.

46
CV
Foto: Pexels

Para tener un CV perfecto se deben observar algunas reglas básicas que nos conviertan en una prospecto interesante, directo, honesto y con todas las habilidades necesarias para ocupar la vacante disponible. Para realizarlo de manera óptima y no morir en el intento, es importante seguir los 8 consejos que se darán a continuación y que no debes de olvidar la próxima vez que apliques para un puesto.

¿Cómo hacer el CV perfecto?

Incluye los encabezados imprescindibles para hacer un buen CV

El CV permite a los reclutadores aprender un poco más sobre ti, tus antecedentes y la experiencia que has adquirido. Deberían poder escanear el currículum vitae de un vistazo y descubrir información esencial sobre tu solicitud. Para ello, el CV debe contener apartados imprescindibles como:

  • Un apartado que contenga tu información personal (nombre completo, dirección, estado civil, teléfono, correo electrónico y posiblemente si cuentas con licencia para conducir en caso de que la descripción del empleo así lo requiera).
  • Un apartado que incluya la información sobre tu formación como títulos, maestrías o diplomas obtenidos.
  • Una sección dedicada únicamente a tu experiencia laboral.
  • Y una última en la que puedas poner tus áreas de interés.

En la sección “Experiencia profesional”, enumera las empresas en las que has trabajado, desde las más recientes hasta las más antiguas. Para cada paso de tu carrera profesional, asocia las habilidades adquiridas.

Esta lista de temas imprescindibles para hacer un buen CV no es exhaustiva. Puede decidir agregar otra información, como las habilidades blandas, por ejemplo.

Dar un título al CV

Imposible ignorar el título del CV, al igual que el resumen de éste o el eslogan, le permite al reclutador saber cuál es nuestro proyecto profesional y el nivel de responsabilidad. Permite a los reclutadores dar un vistazo para ver si el perfil coincide con las necesidades solicitadas.

Olvídate de los calificativos halagadores que están completamente desgastados a fuerza de aparecer en todos los currículums; por ejemplo: gerente de ventas serio y atento).

Si estás respondiendo a un anuncio, es recomendable utilizar el título que aparece en este último y completarlo con una o dos cualidades que puedan distinguirte de los demás competidores; por ejemplo: Director de ventas trilingüe español, inglés y francés.

Personaliza el CV

Es más probable que un CV personalizado llame la atención del reclutador. Por supuesto, no se trata de transformar tu carta de presentación laboral de arriba a abajo. No es necesario modificar el diseño, el fondo ni los títulos adoptados. Por otro lado, el título, los subtítulos de las funciones desempeñadas deberán ser modificados para corresponder en la medida de lo posible a las expectativas del reclutador. Deben sentir que tu CV es realmente lo que están buscando.

Un truco consiste en descifrar la oferta de trabajo e identificar las palabras clave difundidas en ésta y reutilizarlas en tu CV. Para hacer esto, asegúrate de leer el anuncio con atención y anotar las palabras importantes en todas las secciones. Desde el sector de actividad hasta el puesto de trabajo o la experiencia requerida pasando por el nivel de estudios, se debe buscar en el CV para que pase el primer obstáculo.

El CV ideal debe caber en una página

En este tema, los reclutadores son categóricos: una página y no más cuando eres junior, pero también cuando tienes un perfil senior. Por tanto, teniendo en cuenta la cantidad de currículums que se tienen que analizar, el tiempo que pueden dedicarle es bastante limitado. Sé lo más sintética posible.

Más de un reclutador te dirá que las descripciones de la experiencia a menudo contienen detalles innecesarios. No hace falta mencionar los trabajos realizados cuando eras estudiante y ajenos al puesto que codiciabas o incluso las pasantías de 3 a 6 meses cuando eras estudiante. Clasifica las experiencias.

Céntrate en la sobriedad para hacer un buen currículum

Opta por los pocos colores, una fuente de CV adecuada, pocos logotipos, pocas tablas: tu CV debe ser ante todo informativo. A menos, por supuesto, que estés buscando trabajo como diseñador gráfico. Los modelos más bellos suelen ser los más simples.

Amplio, armonioso, ordenado, el CV debe dar al reclutador la mejor impresión desde el primer vistazo. Ten cuidado, la más mínima nota falsa puede descalificarte automáticamente.

No mientas

En todo caso, debes seguir la regla de oro a la hora de aplicar en alguna vacante: no mientas en tu CV. ¿Tu formación y experiencia no corresponden en todos los puntos con la descripción del puesto? Es rápidamente tentador proceder con un poco de inflación experiencial para ceñirnos un poco más al perfil del candidato ideal.

Incluir referencias profesionales en el CV

Las referencias profesionales son un plus en un currículum. ¿Quién mejor que tus antiguos jefes o compañeros para hablar de ti y tu desempeño? Podrán dar una valiosa opinión sobre tus conocimientos, pero también sobre las habilidades interpersonales con las que cuentas. A los reclutadores les agradan estos comentarios y no dudarán en llamar a los contactos que figuran en el CV.

Cero errores en tu CV

Para tener un buen CV, es imperativo que no se hayan introducido errores ortográficos en él. Los errores ortográficos siempre son paralizantes. Muestran falta de ortografía o falta de atención, un rasgo de carácter que no se busca en los negocios. Revisa tu misma antes de enviar la solicitud y haz que quienes te rodean revisen el CV.

Te recomendamos:

Burnout en el trabajo, ¿cómo y cuándo evitarlo?

5 actividades recomendadas por el neurocirujano Sanjay Gupta para la salud cerebral

VIBEtv