Liderazgo en las niñas, ¿cómo podemos promoverlo?

Enseñarles a nuestras niñas que, muchas de sus habilidades son capaces de ponerlas como líderes, no solamente socialmente, sino también en el ámbito laboral.

75
Madre e hija
Foto: Pexels

El liderazgo, en las organizaciones, es, de todas las habilidades blandas (o soft-skills), de la más buscada, estudiada, dirigida. El liderazgo es la capacidad de motivar e involucrar a quienes trabajan con nosotros, el liderazgo femenino es una fuerza impulsora verdaderamente mejorada que fomenta el cambio. Por lo que es importante enseñar el liderazgo a las niñas.

De hecho, esta competencia ha experimentado una fuerte evolución en los últimos años: el antiguo enfoque, el que nos hacía pensar espontáneamente en el mundo empresarial masculino, el autoritario del control, el miedo, la manipulación, es ahora absolutamente anacrónico.

La comprensión de que el componente humano se encuentra entre los principales activos para el éxito de una organización y la necesidad de enfocarse en valores que permitan destacar a la empresa ha abierto la puerta al liderazgo femenino: liderazgo de calidad caracterizado por comportamiento, atención, elementos. típicamente similar al universo de las mujeres.

El enfoque innovador, acorde con los tiempos y con la necesidad de las personas de sentirse parte de algo grande, para trabajar por un propósito común es precisamente el liderazgo femenino. En este artículo intentaremos reconocer sus elementos distintivos y cómo desarrollarlo mejor, especialmente en las niñas.

A las mujeres a menudo nos cuesta creer, pero el liderazgo es nuestra cualidad innata. Un plus que, mediante un proceso de concienciación, podemos seguir desarrollando. Si llegamos a “educarlo” por así decirlo, se convertirá en nuestra arma poderosa. Un arma para hacer crecer la empresa, incrementar su rentabilidad, implementar el bienestar de quienes allí laboran en esa empresa.

Para trabajar en la conciencia de las niñas, haz el siguiente ejercicio:

  • Hagan una lista de las cualidades que reconocen en ustedes, quienes las aman y estiman.
  • Traduzcan estas cualidades en fortalezas.
  • Reconozcan entre estas fortalezas aquellas que, en su entorno laboral/escolar, siempre han adoptado espontáneamente.
  • También integren esas fortalezas que otros les reconocen, pero nunca pensaron que serían útiles.

Sean conscientes de su feminidad, aprendan a manejarla y siéntanse orgullosas de ella, manteniéndose en ustedes mismas. Esta es la clave para desarrollar su liderazgo y hacerlo auténtico, no estereotipado.

Características de una mujer con liderazgo

Entonces, ¿cuáles son los elementos que distinguen a una mujer protagonista, es decir, capaz de orientar, motivar, involucrar con un enfoque no autoritario pero autoritario? Intentemos enumerarlos:

  • Apego a los valores: Cuando la mujer líder reconoce que los valores de la organización son coherentes y similares a los suyos, trabajará con entrega, determinación y perseverancia en permanecer fiel a la empresa y su propósito.
  • Participación: La mujer líder no es una guerrera solitaria, pero le encanta trabajar con el grupo y para el grupo. Para la líder femenina, cualquier éxito personal en detrimento del equipo es un verdadero fracaso, mientras que el éxito del equipo es un gran éxito, incluso personal. Ella está luchando por la causa, no por ella misma.
  • Capacidad de delegar: Ayudar a las personas a crecer, a formarse, a independizarse es el objetivo primordial de la mujer líder.
  • Capacidad de escucha y empatía: ¿Quién más que tú sabe “ponerse en el lugar del otro”, entender su punto de vista? La mujer líder sabe ser receptiva, sabe escuchar, sabe dar cabida al otro, valorando sus pensamientos y sentimientos.
  • Cuídate: La protagonista sabe que para que los demás se sientan bien, ella debe, ante todo, sentirse bien. Con ella misma, en su cuerpo, en el espíritu. Sabe cómo sacar tiempo para dedicarlo a su propio bienestar sin sentirse culpable por haber “robado” algo a los demás.
  • Cuidar de los demás: la mujer líder sabe cuidar el bienestar de las personas. Piensa en todos. Su objetivo es crear ganar-ganar, ganar y relaciones virtuosas, incluso cuando son la consecuencia de un compromiso.
  • Predicar con el ejemplo: La mujer líder está dispuesta a hacer primero lo que pide a los demás.
  • Respeto en un sentido amplio: Partiendo de las personas (cuyas cualidades practica para identificar y apreciar) para llegar a las reglas. Y de nuevo, del respeto a las cosas (propias y ajenas) a los compromisos asumidos (consigo mismo y con los demás).
  • Confianza: Trabajó duro para ganar confianza en sí misma, en sus habilidades, en su potencial. A partir de aquí, se volvió fácil depositar la confianza en los demás.
  • Sentido de responsabilidad: Está comprometido personalmente y con una actitud proactiva y positiva, es conscientemente responsable de sus acciones.
  • Capacidad de negociación: Con creatividad mezclada con diálogo y comprensión; con la escucha combinada con la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona, la mujer líder sabe cómo encontrar soluciones creativas realmente sorprendentes.

Tratemos de pensar en qué medida nuestro papel como mujeres, en el contexto familiar, es típicamente un papel de liderazgo. No se trata de tener un rol como cabeza de familia, o como jefa de empresa familiar: existe una gran capacidad de las mujeres para hacerse cargo de un rol de liderazgo aparentando ser sociables.

También te recomendamos:

5 habilidades que necesitas para ser una buena líder

6 características de una mujer emprendedora

VIBEtv