¿Por qué se conmemora el Día Internacional del Trabajo Doméstico?

Miles de mujeres cumplen con un doble trabajo, tanto laboral como familiar.

37
Platos limpios
Foto: Unsplash

Cada 22 de julio se conmemora el Día Internacional del Trabajo Doméstico, una fecha en el que el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) llama a reconocer el trabajo doméstico no pagado como una actividad económica y social, a su vez, concientizar sobre la necesidad de su redistribución para acabar con la brecha de desigualdad entre los hombres y mujeres.

Desde 1983 se estipuló el Día Internacional del Trabajo Doméstico, el cual se declaró durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFCL). Este acto conmemorativo reconoce el trabajo remunerado y no remunerado de la familia en el dominio público, así como sus aportes económicos y sociales al país, y la desigualdad en la obtención de derechos.

Esto se debe principalmente a la subestimación de este trabajo, que afecta a las mujeres. El trabajo doméstico es el trabajo que se realiza en casa o para el hogar. Implica actividades de limpieza, preparación de alimentos; cuidado de niñas, niños, jóvenes, ancianos, discapacitados, cualquier condición de salud o dependientes o incluso animales; tareas de mantenimiento, como jardinería; transporte, como conducción de vehículos; administración y gestión del hogar.

Al igual que la compra de suministros, por tanto, las tareas del hogar son fundamentales a la hora de brindar cuidados personales y domiciliarios. Pese a que este tipo de trabajo se hace dentro de la vida familiar y es realizado, principalmente por mujeres, niñas y adolescentes, quienes “cumplen” con sus roles de cuidados domésticos.

Un trabajo que no se considera como actividad económica, debido a que por infortunio no se recibe remuneración por ello. No obstante, en 2018 las labores domésticas y de cuidados que registraron un nivel equivalente a 5.5 billones de pesos, lo que representó el 23.5% del Producto Interno Bruto (PIB) de México y el 75.1% corresponde al trabajo hecho por mujeres.

Por otro lado, el CONAPRED ha buscado opciones para que se realicen políticas conciliadoras en los sectores público y privado entre la vida laboral y personal o familiar, al igual que promover la corresponsabilidad en la resignación de responsabilidades al interior de la casa.

Quieren impulsar un Sistema de Cuidados público para crear instituciones o espacios para el cuidado de los hijos e hijas de madres y padres trabajadores, pensar en los horarios flexibles, ampliar las licencias de paternidad y maternidad.

También te puede interesar:

Entre el 25 y el 50% de las trabajadoras domésticas de América perdió su trabajo en la pandemia: ONU

¿Cómo cuidar a tus hijas cuando navegan en la red y sin ser invasiva?

VIBEtv