Frida Kahlo: ¿cómo se convirtió en un ícono global?

Famosa por sus autorretratos en los que destaca su sufrimiento, Frida Kahlo fue una pintora mexicana.

51
Frida Kahlo
Foto: @museoestudioDR / Twitter

Nacida el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, Ciudad de México, Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón fue una pintora y una de las más grandes figuras del arte mexicano del siglo XX. Autora de varios cientos de pinturas, incluidos muchos autorretratos, es famosa por sus pinturas realistas, que reflejan sus pasiones y su sufrimiento, pero también su país.

Frida Kahlo ingresó a la escuela preparatoria en 1922 y quería estudiar medicina. Afectada desde muy joven por una enfermedad infecciosa, Frida mantuvo una salud frágil toda su vida. Fue a raíz de un accidente que entró en el mundo del arte.

El accidente de Frida Kahlo

En 1925, un accidente de autobús la dejó gravemente herida, especialmente en las piernas y la columna. Kahlo debió permanecer postrada en cama durante muchos meses y usar corsés. Para compensar la falta de actividad, comenzó a pintar, fue ahí cuando su madre le instala un espejo sobre su cama.

De esta manera comenzó a realizar sus famosos autorretratos, en particular el “Autorretrato con el vestido de terciopelo”, en 1926. En 1928, habiendo recuperado casi toda su movilidad, Frida Kahlo se unió al Partido Comunista. Ese mismo año conoció al pintor Diego Rivera y le mostró algunos de sus cuadros. Es el comienzo de una tumultuosa historia de amor.

Las pinturas de Frida Kahlo

En 1929, Diego y Frida se casaron y, al año siguiente se establecieron en San Francisco, Estados Unidos donde Frida conoció a muchos artistas, pero sufrió dos abortos espontáneos en 1930 y 1932.

Pintó “El Hospital Henry Ford o la cama voladora” durante su convalecencia y quiso regresar a México. En 1938, Frida Kahlo conoció a André Breton en la Ciudad de México. Gracias a él, ese mismo año pudo exponer sus cuadros en la galería de Julien Levy en Nueva York.

Vendió muchos cuadros y en 1953 se organiza una primera exposición de su obra en la CDMX; sin embargo, durante el verano, tuvieron que amputarle la pierna derecha. Frida Kahlo murió el 13 de julio de 1954, en Coyoacán, a los 47 años y dejó varias obras, algunas de ellas muy importantes como “Unos cuantos piquetitos” (1935), o “La columna rota” realizada en 1944.

Los autorretratos de Frida Kahlo

Los autorretratos ocupan un lugar preponderante en la obra de Frida Kahlo. De hecho, a lo largo de su vida produjo más de 55. Este se convirtió en su verdadero medio de expresión de su historia personal, los autorretratos de Frida Kahlo dan testimonio del sufrimiento físico y moral de la artista.

Entre los más significativos, su cuadro El hospital Henry Ford, realizado en 1932, refleja el dolor que siente la pintora durante su primer aborto espontáneo. Frida Kahlo expresa sus tormentos por los distintos hitos de su vida.

Su divorcio con Diego Rivera la inspira a realizar varios cuadros como su autorretrato doble titulado “Las dos Fridas” realizado en 1939, otro de estos fue “Collar de espinas y colibrí” que hizo en 1940 o incluso su autorretrato “La trenza” de 1941. A través de sus obras, Frida Kahlo también afirma su pertenencia a la cultura mexicana.

Ella se representó a sí misma vestida con trajes tradicionales y rodeados por elementos típicos de México, tales como flores, loros y también monos. Sin embargo, el tema principal de los autorretratos de Kahlo sigue siendo el sufrimiento físico que sufrió tras su accidente.

Obligada a soportar múltiples operaciones, pinta para regocijarse por su desesperación. En 1944 compuso una de sus pinturas más famosas, pero también trágicas, La columna rota. La artista que se muestra desnuda, con el cuerpo sujeto por un corsé de hierro, revela el dolor constante e intenso que sintió a lo largo de su vida a causa del accidente.

También te puede interesar:

“Los sueños de Frida Kahlo”, un viaje íntimo a la obra de la artista mexicana

Encuentran bocetos de Van Gogh escondidos en un libro

VIBEtv