Restauradoras acusan discriminación de género por parte del INAH

Integrantes del Sinar aseguraron que no son tomadas en cuenta en comparación con otros grupos.

33
Restauradoras del INAH
Foto: Sindicato Nacional de Restauradores del INAH

El Sindicato Nacional de Restauradores (Sinar), está conformado en su 80% por mujeres, mismas que han asegurado que sufren de discriminación debido a su género por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), pues dicen que en comparación con otros grupos del sindicato, ellas no son tomadas en cuenta.

Dicho tema salió a flote durante una reunión virtual llamada “La Conservación-Restauración como función sustantiva del INAH”. La secretaria general del Sinar, Ximena Rojas, aseguró que prácticamente están en el olvido, recalcando que al Sinar se le ha estado dejando de lado.

Esto ha sucedido porque se esperaba que fuera una agrupación tranquila y como pasó lo contrario, causó que exista de cierta forma la violencia de género, pero que éstas han sido de forma sutil por parte de las autoridades del INAH.

Durante la reunión, se contó con la participación de las restauradoras Liliana Giorguli, quien pertenece a la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM); Haydee Orea, del Centro INAH Chiapas; Claudia García, del Centro INAH Yucatán; Marina Corres, del Centro INAH Oaxaca; Jannen Contreras y Germán Fraustro de la ENCRyM.

Orea contó que el gremio de restauración recibe menos en comparación con la de otros especialistas, según dijo El Universal.

“Somos en este momento tres restauradoras. Una está de permiso de estudio, otra está a punto de tener un bebé y necesitamos que nos echen la mano. La gente no quiere venir por un salario tan bajo, no se dan viáticos, no se paga nada excepto el salario”, afirmó.

Por otro lado, Liliana Giorguli, ha pedido y exigido que a su gremio se le dé su justo lugar respecto a la toma de decisiones y planeación de políticas culturales. Agregó que los recortes no solamente son una afectación al área de conservación, sino también al patrimonio cultural, a la responsabilidad institucional y nacional.

“Espero que podamos incidir en la mejora de lo que contiene (el reglamento). Hemos detectado, no solo en el área de conservación, circunstancias que requieren modificación y para esto tendríamos que generar foros de discusión. Desde hace un par de años que empezó la redacción del Reglamento y sí resiento que otra vez el área de conservación se vio limitada en los espacios de discusión. Limitada no por desconocimiento, sino como una política de no incluir adecuadamente”, añadió Giorguli.

También te puede interesar:

El Mijis abre el debate: ¿decir whitexican es racista?

Ley Agnes entra en vigor en Puebla

Familiares de “Polly” aseguran que la salud de la víctima se agravó durante fin de semana

VIBEtv